PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 5 de septiembre de 2014

629.- ACTO CULTURAL DEL AÑO 44 EN EL GUZMAN BERTI


Gerardo Raynaud

Teatro Guzmán Berti

Como el acto cultural más destacado del año fue calificada la velada del martes 13 de junio de 1944 realizada en el Teatro Guzmán Berti. 

No se escatimaron elogios para enfatizar la brillante ostentación del arte regional, en todas sus expresiones, todo ello en honor de San Antonio  y en pro de su templo.

Decían los comentaristas de entonces que la función había sido ‘un triunfo del arte regional, una demostración imponderable de lo que puede la voluntad y el entusiasmo dedicados a las disciplinas de la música, de la poesía, de la belleza que nos apartan siquiera por momentos del laberinto común de la vida.’

Por entonces, aunque más que ahora, las contribuciones para la edificación de los templos católicos, eran producto del esfuerzo de los feligreses mediante actos mucho más significativos que los actuales ‘bazares’. 


Por lo general, los fieles más pudientes trataban de conquistar los corazones de sus colegas, para llegarle al bolsillo, mediante realizaciones de tipo cultural como la programada para contribuir a la obra pastoral de la Iglesia Católica.


Visto el programa desarrollado, no podemos más que vanagloriarnos de la estupenda presentación realizada por el grupo de artistas, todos oriundos o residentes de la ciudad, quienes mostraron y demostraron su talento, así como la belleza de las damas que en él participaron.

Para iniciar la programación, se presentó el conjunto infantil conformado por las niñas Mercedes Elena Copello, Carmen Cecilia Ramírez y  Gladys Matamoros, quienes con su garbo, con su encanto personal y con su gracia candorosa interpretaron las notas de la canción más exitosa de ese momento, “El Abanico”.

Terminada la estruendosa ovación que duró algunos minutos, se hicieron presentes las hermosas hijas de los acaudalados comerciantes y profesionales de la ciudad quienes habían preparado un acto de rancio patriotismo, digno de la época signada por el fantasma de la guerra que se escenificaba en al otro lado del mundo y que desde ya presagiaba su fin; eran ellas, las hermanas Cesira y Sofía Ramírez R., Olga Marciales, Conchita Gandica y las Ramírez Lares, Lucila y Gladys, interpretando un cuadro costumbrista llamado ‘Las Colombianas’ acto por el cual fueron aplaudidas ruidosamente.


Como todo evento que se precie de interesante en nuestro medio, debe mostrar algo del folclor norteño, de cuya influencia no podemos zafarnos; por ello la bella Carolina Molano nos transportó con su entusiasmo y sus melodías pegajosas a la mismísima meca de la música mexicana con su magistral interpretación del ‘Corrido Mexicano’ y con esta gala se cerró la primera tanda musical para darle paso a la poesía. 


En labios de la gentilísima y bella Nena Marciales, el público presente pudo apreciar su personalidad y prestancia exquisitas cuando ofreció recitar  el poema más representativo del romanticismo colombiano, El Nocturno, del poeta José Asunción Silva.

Terminado el ciclo poético  le tocó el turno a la danza. 


No piensen que se hizo un acto de baile cualquiera o de ballet clásico, de esos con tutú y en punta de pies; pues no señor!

No fue ni más ni menos, en primer lugar, una sensual y tropicalísima danza traída de los mares del sur, con sus trajes de colores, guirnaldas de flores y faldas de yerba seca hasta los tobillos, llamada ‘Baile Hawaiano’. 

Integraban este hermoso conjunto, además de las niñas Ramírez, Margot Camargo y Stella Garbiras.


Cerrado este acto que fue aplaudido hasta el delirio, según los comentarios de la época, entró de lleno y con frenético entusiasmo el espectáculo que llamaba, como se diría hoy, al desorden; era la ‘zambra gitana’ que interpretaba la muy conocida pieza musical española ‘Clavelito’ a cargo de la encantadora artista Eddy Gandica, quien con su donaire, espiritualidad y gracia cautivó a su público que le retribuyó con creces su espléndida actuación. 

Y con este acto se termina la tercera rueda de actividades artísticas, en ese majestuoso recinto que era el Guzmán Berti, un verdadero escenario para las compañías que durante buena parte del siglo pasado recorrían los países del mundo presentando los diversos espectáculos, antes de que se popularizara el cine, que prácticamente acabó con estas funciones.

En la cuarta actividad programada se dio rienda suelta al arte coral comenzando con el segmento musical ‘El Arco Iris’ que despertó tal admiración que los diarios de la época, dedicaron buena parte de sus notas de farándula a este acto, el cual fue interpretado con el concurso espléndido de las voces del coro mixto integrado por las voces femeninas de Luca Flórez, Cecilia Castillo, Natalia Ramírez, Carolina Bustos, Margot López y Cesira Ramírez y las masculinas por Eduardo Jácome, Hernando Alvarado, Juan Garbiras, Hernando Ramírez, Luis Alviar, Camilo Vivas, Herman Jácome y Álvaro  Ramírez Lares.


Al terminar su presentación, el coro le dedicó al público presente una canción que venían solicitando con insistencia, pues se sabía que la habían venido preparando para presentarla en otros actos que tenían dispuesto por esos mismos días: era la muy conocida ‘Guadalajara’ canción típica universal que se ha constituido en otro himno mexicano.

Es preciso agregar que este coro tenía un acompañamiento de guitarras de otros no menos conocidos artistas como eran los “maestros” Eloy Ronquillo y Alfonso Soto Ramírez. 


En lo artístico, la velada se cerró lujosamente con la presentación de la hermanas Olivares, con María Elena a la cabeza, quien ya empezaba a destacarse en su género, pues en este acto denominado ‘Gitana’ ella cantaba y su hermana Teresa interpretó la danza.

Y como todo acto que se respete en nuestra ciudad no podía faltar el cierre con todas las de la ley y para eso se contó con la presencia de los conjuntos musicales del momento; nada menos que las orquestas Santander y Calvo que presentaron sus propuestas sonoras y amenizaron el resto de la jornada que duró hasta el amanecer.

La mayor sorpresa la constituyó el lanzamiento como cantantes (aficionados) de los músicos Eloy Ronquillo y Jorge Contreras que con su música popular pusieron el toque gratísimo de sus raras pero agradables virtudes como cantantes, don que no se les conocía.

Lo que sí les quedo debiendo es el monto recaudado para la construcción del Templo que era el objeto principal de toda esta exhibición.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario