PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

domingo, 6 de octubre de 2013

449.- SE NOS PIERDE LA CIUDAD



Alvaro Hernández V.

El año comenzó con mucho afán por recuperar el tiempo perdido y trabajar fuertemente para lograr grandes cosas para nuestra ciudad, a medida que los días y meses transcurrían fui conociendo una serie de verdades que me desalentaron enormemente pero que no me permitían ni nos permite desfallecer; vivir la ciudad desde adentro de la administración municipal es conocer una serie de factores y de elementos que no se ven desde la otra óptica. Sabía que la ciudad estaba mal pero no tanto como se ve desde adentro.

Una ciudad caótica por la falta de compromiso de sus habitantes, políticas erradas, escasos recursos, una migración aterradora de estratos 1 y 2 que arribaron y arriban desde todos los lugares del país, enemigos políticos y rencillas que no permiten gobernar y un impedimento para proceder ante la alarmante ilegalidad por las leyes establecidas y los debidos procesos que atan de manos a una administración para proceder, pero a la que todo se le exige. Todo lo debe hacer papá administración, sobre todo solucionar los problemas gravísimos que dejaron anteriores administraciones irresponsables y permisivas, en busca de favores políticos futuros y nunca pensando en el bien y en el desarrollo armónico de Cúcuta. Hoy la ciudad presenta los más altos índices de desempleo, de inseguridad, de ilegalidad, de pobreza y de inconciencia para con ella; todos queremos grandes soluciones y exigimos pero no queremos tributar ni queremos colaborar, no hay compromiso, se observa una total desunión para la toma de decisiones en bien de la ciudad, todo lo dejamos en manos de papá gobierno, ¿pero dónde quedamos con nuestra responsabilidad como ciudadanos?

Queremos calles pavimentadas y veo todos los días en los sitios de expendio de venta de gasolina en pimpinas a la gente abasteciendo sus carros y gente supuestamente prestante, influyente y exigente. Eso es apoyar la creciente ilegalidad de estas personas que cada día crecen ubicándose con sus horribles cambuches en los lugares que se les da la gana y en época de crisis disparando el precio del contaminado combustible sin consideración con el consumidor; gran cantidad de autos portan matricula de otros municipios y otros tenemos carro con placa venezolana y todavía exigimos calles pavimentadas? Queremos los espacios públicos libres y le comparamos a los vendedores ambulantes en vez de comprar en almacenes establecidos legalmente; compramos productos perecederos a los vendedores de carretas y a la vez no queremos las carretas en las calles en vez de comprar en Cenabastos o la nueva Sexta.

Nosotros mismos somos los patrocinadores del desorden y de la ilegalidad. Hay cantidad de negocios piratas que pasan de agache sin registrarse para no pagar industria y comercio y son los que más exigen obras, cuando esto es compromiso de todos, no es solo del alcalde y su equipo quienes venimos trabajando con las uñas para lograr sacar adelante un plan de desarrollo establecido y no como escribió alguien en este mismo medio sobre actuaciones corruptas del alcalde dando por hecho los rumores que circulan típicos de una sociedad como la nuestra donde se mueven más los interés políticos que los del bien de la ciudad.

Cúcuta se está perdiendo queridos cucuteños, no hay plata ni cama para tanta gente, esto lo deben entender todos los diferentes sectores de la sociedad cucuteña. Si no trabajamos juntos, si no trazamos estrategias juntos, si seguimos destrozándonos entre nosotros, si los parlamentarios siguen colocándose zancadillas unos a otros y mientras sigamos haciendo honor a nuestra idiosincrasia envidiosa y de ver con malos ojos el progreso de los nuestros, la ciudad se seguirá perdiendo en manos de los extraños que cada vez son más y se van metiendo por la mitad; sigamos así y en el próximo periodo tendremos como alcalde a un invasor profesional venido del Guaviare, Meta o la costa atlántica y no se extrañen que en tiempos no muy lejanos nuestros parlamentarios vean con nostalgia sus épocas en el congreso porque serán reemplazados por gente que vive aquí pero que pertenecen a los lugares más recoditos de este país; tenemos el ejemplo más palpable, se rumora que la señora Riascos aspira a la cámara de representantes apoyándose en ese gran volumen de gente extraña que llego acá en sus 4 años de mandato: será el inicio de una carrera que nadie podrá parar si no nos pellizcamos, si seguimos atacándonos, comportamiento típico del actuar cucuteño.

No olviden señores que la costumbre se hace ley y la ilegalidad, la trampa y el desorden tomaron vuelo en Cúcuta, hasta el punto de aparecer sindicatos de todo, (solo nos falta el de los atracadores) con una serie de exigencias, ímpetu y grosería pidiendo esta vida y la otra. Escuchar a gente de Antioquia, de Boyacá y de otras regiones con sus acentos haciendo grandes exigencias al alcalde con su grosería y vulgaridad como lo hicieron hace unos días en un acto en el parque Santander donde falto poco para agredir al mandatario municipal ante los representantes del gobierno central para los juegos nacionales, como si le tributaran a esta ciudad, a la que nada le dan; sólo la explotan y desangran y la desordenan porque el grueso de los recursos municipales se va en asistencialismo a la pobreza de estas personas que son responsabilidad de otros gobiernos regionales y no de los cucuteños.

El alcalde tiene que seguir con sus políticas de recuperación y no hay recursos para dar soluciones a la ilegalidad, no los hay; en la medida que llegue más pobreza menos va a haber recursos, entonces lo mejor sería regresar a sus regiones de origen ya que el cuento de que son desplazados no les funciona ya; ¿o que hacen supuestos desplazados del Putumayo o del Chocó acá donde han tenido que atravesar medio país?

Cucuteños, se nos pierde la ciudad por culpa de todos, en la medida en que no nos unamos y tracemos estrategias a corto, mediano y largo plazo la ciudad se terminara de perder en manos de extraños por que el municipio no tiene la capacidad ni los recursos para tanto problema y situación que agobia y aplasta a esta, la otrora y pujante Perla del Norte; seguiremos adelante hasta donde los recursos, nuestra capacidad y los cucuteños nos lo permitan, pero recuerden queridos coterráneos, no hay cama para tanta gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario