PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 8 de marzo de 2014

535.- INICIO DE ASOCIACION COLOMBIANA DE PEQUEÑOS INDUSTRIALES (ACOPI) EN CUCUTA


Gerardo Raynaud



La Asociación Colombiana de Pequeños Industriales ha sido un gremio, que en lenguaje técnico, podría denominarse “volátil”; ha tenido épocas de bonanza y de reconocimiento y otras de bajonazos impresionantes al punto de quedar prácticamente excluidos de la vida gremial. 

Una prueba fehaciente de su errático devenir en la vida nacional es la identificación de las siglas que la reconocen y que ha cambiado, oficialmente o no, pero siempre ha quedado la duda, sobre todo entre los comunicadores y periodistas cuando se trata de mostrar alguna noticia alusiva a sus actividades. 

No niego la importancia que ha tenido en la vida nacional desde sus inicios en 1951 tanto a nivel nacional como local, la preocupación radica en la incertidumbre que rodea su gestión pues no se avizora una línea de acción o de estrategia que sea consistente, algo así como una política de largo plazo que le otorgue a sus afiliados unos beneficios duraderos que los consolide como empresarios y que les permita ascender en la escala de sus logros. 

Hoy han agrupado, no solo a los pequeños, que era la intención primigenia para colaborar con su fomento y contribuir con su ascenso económico y social, sino que han incluido microempresas y medianas, como si la caracterización, con sus problemas y ventajas fueran iguales para todas. Entre otras y dicho sea de paso, esa es la razón por la que no se ha logrado, en Colombia, darle el impulso necesario a estos sectores para logren su éxito como empresarios, en la escala de valores que se ha logrado en otros países similares al nuestro.

Pero volvamos al asunto que hemos planteado en el título de esta crónica. Comenzando el decenio de los cincuenta del siglo pasado, el gobierno nacional, con el ánimo de promover la pequeña industria nacional, que por entonces comenzaba a descollar como una de las alternativas de desarrollo que buscaba que el país se apartara de la dependencia del café como generador de riqueza y bienestar, además de proveedor de las divisas para lograr el abastecimiento de los bienes, tanto de consumo como de capital; impulsó la asociación de este grupo de empresarios y les propuso colaborarles en los diversos aspectos que requerían para lograr su pleno progreso como fueron el acceso al crédito, que se hizo a través de líneas de crédito del recién creado Banco Popular, la revisión de la legislación social que desfavorecía a las pequeñas empresas, las reformas al sistema tributario y por último, la representación ante los organismos oficiales que tienen que ver con el sector.

Comenzando el año 52, en los primeros días de enero, en el salón de sesiones del Concejo Municipal, después de una serie de reuniones que habían citado los más interesados en participar de la aventura de constituirse en gremio organizado, siguiendo el ejemplo que varios años atrás habían mantenido los comerciantes al proyectar la seccional de Fenalco, se reunieron los representantes del gobernador Moncada y del alcalde Jordán con numerosos y distinguidos ciudadanos vinculados a la pequeña industria para protocolizar la escritura de formalización de la seccional de la Asociación Colombiana de Pequeños Industriales, Acopi.

Estaban presentes representantes de los sectores de los talleres metalmecánicos y de fundición, alfareros, tipógrafos, zapateros, talabarteros, confeccionistas y otros. 

Hubo en común, entre todos los asistentes un detalle que debe mencionarse y fue la posibilidad de abrir simultáneamente una sucursal del Banco Popular, propuesta que fue acogida con gran entusiasmo, especialmente por el sector oficial, que veían una alternativa adicional de posibles financiamientos a sus proyectos. 

De esa reunión salió la primera junta provisional constituida así, presidente Justo Gómez, quien tenía un taller de fundición que fue muy famoso en la ciudad por ser el principal proveedor de accesorios para las estufas de carbón y leña que eran de uso común en toda la región, secretario general José Arturo Gómez Buitrago y tesorero Samuel Darío Téllez.

Durante esa semana se fueron afinando los detalles para la asamblea que definiría los estatutos y elegiría la primera junta directiva. Esa reunión se dio con el aval de la directiva nacional presidida por el doctor Jorge Reyes Gutiérrez, gerente nacional de Acopi y la presencia de los directivos Mario Franco Ruiz y Eduardo Suárez Acosta, quienes sirvieron de testigos de la fundación de la seccional; así que después de los actos protocolarios, la asociación inició sus actividades con los siguientes dignatarios, Justo Gómez, Carlos Arturo Torres, Samuel Darío Téllez, Benito Castro y el doctor Luis Parra Bolívar quien representaba a los tipógrafos y además era la punta de lanza, para la consecución de los contactos políticos. 

La sede original se instaló en la avenida octava número 10-34, en un segundo piso. Allí comenzaron a inscribirse los aspirantes, quienes debían cancelar una cuota de $20 pagaderos en dos contados, el primero en el momento de la inscripción y el segundo, sin un plazo estipulado que se dejaba a voluntad del afiliado, siempre que no se excediera del año.

Simultáneamente fueron realizándose los contactos para la apertura de la sucursal del Banco Popular que fue la primera tarea que se impusieron los directivos de la seccional. 

Para ello, el doctor Suárez Acosta vino comisionado para estudiar las bases con las que se daría inicio a las funciones del banco, comenzando por buscar un local adecuado para ello. Dos fueron las propuestas iniciales, la primera, las oficinas donde venían funcionando las cajas de las Empresas Municipales y que vendrían a ser el aporte del municipio y la segunda, las instalaciones donde funciona el Banco Comercial Antioqueño, que se mudará para ocupar el hermoso edificio que acababan de construir en frente del parque Santander por la avenida sexta. 

Mientras tanto, se había producido el relevo del gobernador Moncada y fue nombrado el doctor Oscar Vergel Pacheco, quien le puso su mayor empeño a la gestión, logrando que el gobierno nacional aprobara la apertura de una oficina del banco pero con aportes del departamento y el municipio. 

Todo esto se dio una vez se autorizó la participación de los entes territoriales, que aportaron la suma de $360.000 en cuotas de $60.000 cada uno durante tres años. 

Mientras tanto, los industriales se estaban beneficiando de un programa que Acopi había logrado convenir con el mismo Banco Popular  para financiar la importación de maquinaria que requerían para sus labores manufactureras y que vendría a ser el anticipo de las operaciones bancarias  con que iniciaría sus actividades bancarias.

Finalmente las gestiones del gobernador Vergel fueron exitosas y se dieron treinta días después del contacto original con las directivas del Banco para la creación de la oficina de Cúcuta. 

La decisión sobre la escogencia del local donde funcionaría fue unánime y recayó sobre las instalaciones donde funcionó el Banco Comercial Antioqueño que tenía todos los requisitos exigidos para el funcionamiento de una institución de esa categoría.

El diez de marzo de 1952 se oficializó la creación de la oficina y los representantes del gobierno central le comunicaron al gobernador Vergel que vendrían a la inauguración, en fecha que acordarían, el ministro de hacienda Álvarez Restrepo, el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros Manuel Mejía, el gerente de la Caja Agraria Amaya Ramírez y el gerente del Instituto de Crédito Territorial, todos ellos accionistas del banco. 

Por problemas de agenda no se pudo definir una fecha exacta así que todo quedó resuelto con la presencia de los principales directivos del banco.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario