PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 14 de abril de 2016

920.- SITIOS DE RECREACION DE LOS CUCUTEÑOS



La Opinión

Pozo La Julia, encanto natural de Sardinata

En este mismo espacio existió hace un par de años un reconocido balneario.

A 10 minutos del casco urbano de Sardinata y unos 80 minutos de Cúcuta, la naturaleza guarda un refrescante rincón nortesantanderano: el pozo La Julia.

Bañado por unas cristalinas aguas llenas de sardinas, este sitio se ha convertido en un punto de referencia de Sardinata.

El lugar es frecuentado por los sardinatenses los fines de semana para el tradicional paseo de olla, y está rodeado de vegetación y un mítico paisaje.

Lejos del ruido del pueblo, La Julia, que hace parte del río Sardinata, es un lugar de descanso y esparcimiento gratuito. A un costado del pozo los visitantes juegan en la arena o se refrescan bajo la sombra de frondosos árboles.

En este mismo espacio existió hace un par de años un reconocido balneario, por lo que la comunidad busca reactivar el turismo en esta zona.

Los pobladores extendieron una invitación a todos los nortesantandereanos para que conozcan un poco más de su municipio y su turismo. A un par de metros de La Julia se encuentra un pozo de aguas azufradas.

El Zulia, la playa de los cucuteños


Para llegar a este sector turístico no requiere más de 40 minutos de recorrido.

Con  lo que vale un pasaje en bus, los cucuteños ya tienen el sitio perfecto para ir a lo que sería  la experiencia más cercana a visitar una playa.

El río Zulia, es por tradición el lugar a visitar, gracias a que sus frías aguas calman el calor.

Rampuchada, sancocho de gallina, carne asada o carne a la vara son solo algunas de las delicias que pueden degustar los visitantes.

La recomendación es ir con ropa cómoda y tener muy buena hidratación.

Por el camino puede probar el tradicional  guarapo de piña y comprar las cocadas y frutas.
  
Para llegar a este sector turístico no requiere más de 40 minutos de recorrido.

Si entra el pueblito allí conocerá el parque Principal, y otros como La Alejandra, Pueblo Nuevo, Vista Hermosa, Las Piedras y Santander. 

Los sitios más visitados son el Puente Mariano Ospina Pérez, Las Tortugas, La Represa, Las Cascadas o Pozo del Amor en la vía a Sardinata. Si prefiere la piscina, también hay piscilagos.

La laguna de El Caney en Chinácota, un tesoro de la naturaleza

El sistema es frecuentado por aves migratorias como el pato pisingo, barraquetes, tangas y otras especies palmípedas o zancudas.

En uno de los grandes atractivos se ha convertido la laguna localizada en la vereda El Caney, municipio de Chinácota.

Se puede ingresar más abajo del sector del Raizón (carretera Pamplona-Cúcuta): tomando la Escuela Páez y caminando 20 minutos se llega al ojo de agua.

El sistema es frecuentado por aves migratorias como el pato pisingo, barraquetes, tangas y otras especies palmípedas o zancudas.

También los visitantes pueden apreciar la gran cantidad de plantas acuáticas conocidas como nenúfares, que con sus flores de diversos colores le dan un ambiente exótico.

Sobre el colchón florido flotante se observan igualmente las aves jacanas que caminan sobre él en búsqueda de insectos para alimentarse.

Según el biólogo, Alberto Peña Kay, las personas que les gusta la naturaleza tienen la oportunidad de conocer El Caney y las especies naturales que habitan allí.

Las caminatas a estos sitios de interés ecológico y turístico son organizadas por el grupo de aventura extrema Roka Ice.

Cácota y el encanto de la alfarería

En un recorrido por el parque, también es posible ver esculturas de bueyes y campesinos.

Una pequeña plaza roja, de calles empedradas, es el albergue de cinco gigantes de barro: son las moyas más grandes del departamento que se convirtieron en el ícono del parque principal de Cácota de Velasco.

Cácota, también conocida como la capital de los tiestos y las moyas, quiso recobrar el encanto de la tierra, más lo que ella produce, y por eso su plaza central destaca, en versión gigante, lo que pueden crear las manos de los artesanos.

Cuenta el exalcalde de la zona, Ledin Gauta, que no solo ideó la recuperación de la alfarería para atraer turistas, sino que también quiso aprovechar estas creaciones para el uso práctico por parte de los habitantes de la zona.

A falta de una plaza de mercado, las actividades de venta de artesanías, algunos productos agrícolas, eventos escolares, entre otros, se realizan al interior de las moyas en las que caben unas 10 personas.

En un recorrido por el parque, también es posible ver esculturas de bueyes y campesinos, que representan la fuerza productiva de los habitantes de uno de los pueblos más lindos de la región. 

Sisavita, primer parque natural de Santurbán




El territorio está entre los 2.000 y 3.900 metros de altitud y aporta el 15% del agua para la cuenca del río Zulia.


El 18 de junio de 2008, Sisavita se convirtió en el primer Parque Natural Regional (PNR) que tuvo el páramo de Santurbán, frenándose así los intereses de las multinacionales canadienses de explotar oro en una zona estratégica para el suministro de agua en Cúcuta y el área metropolitana.

El PNR Sisavita, de 12.000 hectáreas, está ubicado en las veredas Morquecha y Carrizal, en Cucutilla —en límites con California (Santander)—.

El territorio está entre los 2.000 y 3.900 metros de altitud y aporta el 15 por ciento del agua para la cuenca del río Zulia. Además, en las vastas montañas habita el 14% de la diversidad de los andes colombianos.

Quienes quieran visitar a Sisavita, necesariamente deben ingresar al páramo con guía.
En la travesía conocen un complejo sistema interconectado que da origen a una red hidrográfica compuesta por nacimientos y escurrimientos de agua. Dieciocho quebradas nacen en el territorio y son el preámbulo de ocho imponentes lagunas.

En Cucutilla, distante 101 kilómetros de Cúcuta, sus habitantes tienen como prioridad la conservación de los ecosistemas presentes en el páramo. 
 
Herrán, un encanto verde en la plaza principal

El parque Simón Bolívar de Herrán es considerado patrimonio cultural e histórico del municipio y del departamento.


Tan solo 87 kilómetros, tres horas en carretera, separan a Herrán de la capital nortesantandereana.

El parque Simón Bolívar de Herrán, considerado patrimonio cultural e histórico del municipio y del departamento, es uno de los sitios más encantadores del pueblo, por el manto verde que lo envuelve.

Además de la arquitectura de la parroquia San Antonio de Padua, el templo principal, su mayor atractivo radica en los árboles sembrados a su alrededor y las múltiples podas que les hacen, perfilando diferentes figuras con sus ramas, lo que llama enormemente la atención de los turistas.

Este espacio fue remodelada en 2012 en celebración del primer centenario de vida del municipio.

Desde esta plaza se pueden realizar excelente tomas fotográficas, pues en la parte posterior se alcanzan a divisar las empinadas cumbres del inconfundible y reconocido cerro Narigueto.

Otro de los atractivos del municipios son sus paisajes y su clima de cerca de 19 grados centígrados, convirtiéndolo en un excelente sitio de descanso. 

Parque Tamá, un paraíso a tres horas de Cúcuta


Cúcuta 7 días


Un viaje único recorriendo cuatro ecosistemas de la cordillera oriental. Se ubica entre los municipios de Toledo y Herrán por Colombia y los estados Táchira y Apure por Venezuela.

El parque se extiende a lo largo de 48.000 hectáreas en Norte de Santander y 139.000 hectáreas en Venezuela. Unidos conforman el Macizo Tamá, área protegida fronteriza de carácter binacional. El parque está situado a una altitud entre 350-2450 msnm.


En Colombia fue declarado parque nacional en 1977. El clima es lluvioso cálido, con temperaturas entre 6°C y 30°C de acuerdo con la altitud.

Entre los sitios de interés se encuentran la Cascada frente al Páramo Bélgica, Páramos de Tamá, La Cabrera, Santa Isabel y Banderas, La Cueva de los Guácharos, Alto del Táchira y el Cañón del Oirá.

Zorros y pumas en las partes altas; tigrillos, dantas y venados en los bosques andinos; jaguares, nutrias y osos hormigueros en las selvas más bajas.

Cientos de aves, como el gallito de roca, el colibrí de páramo y la gallineta del monte, anfibios y reptiles pueblan estos bosques.

En cuanto a la flora los páramos del Tamá tienen siete especies de frailejones, así como decenas de orquídeas y árboles.


¿Cómo llegar? Partiendo de Cúcuta puede tomarse la ruta San Antonio (Venezuela), Rubio, Las Delicias, Tabor, Villa Páez, Betania y Palma Sola.

También puede tomarse la carretera hasta Herrán para atravesar la frontera y llegar al poblado venezolano de Palma Sola (Betanía). Allí, a caballo o a pie (entre 30 minutos y una hora), se realiza un recorrido por el camino que conduce a la cabaña de Orocué, donde está ubicado el centro administrativo del parque en Venezuela.

Sin pasar por territorio venezolano se puede tomar un desvío, de la carretera que de Herrán conduce a Palma Sola, para llegar hasta unas haciendas lecheras. Desde ahí se realiza un recorrido entre 40 y 60 minutos para llegar al parque.

Cúcuta-Chinácota-Ragonvalia-Herrán. Tiempo aproximado: 3 horas en carretera parcialmente pavimentada.


El agua magnífica de La Cristalina en San Calixto


Algunos de los visitantes aplauden la calidad de la conservación del lugar.

Sin miedo y con un infinito respeto por la naturaleza, cada fin de semana los sancalixtenses visitan la quebrada La Cristalina.

Ubicada en la vereda que lleva su nombre, tiene la fortuna de ser considerada uno de los paisajes más bellos de la región de Catatumbo.

Sus transparentes aguas son el regocijo para los pescadores que van con sus redes a capturar lo que será el alimento para varios días, de mayor o menor tamaño; no importa, porque todo lo que da la naturaleza es una bendición.

Las pieles enrojecidas por el sol se refrescan en las aguas puras y los pies andan tranquilos porque el fondo tapizado con grandes piedras es totalmente nítido.

Algunos de los visitantes aplauden la calidad de la conservación del lugar en el que pareciera que la gente solo dejó las huellas de sus pies, porque no hay rastro de desperdicios ni vestigios de daños ecológicos.

La Cristalina es, sin duda, la prueba de que la belleza y el exotismo son los elementos característicos de la región. 

La cascada de Peronía, paraíso en Bochalema

Cascada de Peronía

Si alguna vez visita a Bochalema, un sitio obligado para ir de paseo con la familia es la quebrada Peronía, donde además de cristalinas aguas y verdes montañas encontrará una espectacular cascada en medio de rocas y túneles.

Para llegar hasta allá partiendo desde el parque principal del municipio, en la vía que va hasta Cristo Rey, solo se invierte en carro 20 minutos, pero si lo desea hacer a pie, la experiencia es fuera de serie, porque se tiene contacto con un frondoso bosque de cujíes, guayacanes y ceibas a ambas orillas de la carretera y por  la fresca temperatura que se siente a mil 200 metros de altura sobre el nivel del mar.

Allí, los visitantes también podrán hacer el sancocho de olla o si lo prefieren contratarlo con alguna de las familias campesinas que hay en los alrededores.

El baño en esta quebrada es saludable porque se recibe de las cristalinas aguas de la cascada que se descuelga de la parte alta de la vereda Guaramito.

Para los que están en Cúcuta y quieren ir a este sitio, el tiempo que se invierte es 1 hora y media en carro. 




Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

1 comentario: