PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 16 de abril de 2016

921.- UNA ALCALDIA EFIMERA EN CUCUTA



Gerardo Raynaud

En 1965 el libro Guinness de los récords solo llevaba diez años en el mercado y no se ocupaba de actos tan intrascendentes y banales como el ocurrido en la Cúcuta dirigencial de ese año, cuando por arte de maniobras políticas, bien hubiera podido destacarse como el acontecimiento del año no solamente en Colombia sino en el mundo entero.

Como sucedió hace escasamente cincuenta años, todavía está fresca en la memoria de mucha gente la efímera alcaldía, como reza el título, que por quince minutos mantuvo el doctor Pedro Tarazona Arocha; fueron como dice el dicho, sus quince minutos de gloria.

Ese día de febrero del año 65 del siglo pasado, Cúcuta estuvo regida en una heroica jornada, desde la once de la mañana hasta las cinco de la tarde, por tres alcaldes con sus respectivos gabinetes.

Esta es una crónica de esas que suceden en el Macondo nortesantandereano.

Recién comenzaba el año político cuando afloraron las primeras crisis en el gabinete municipal de la capital del departamento, en ese momento en cabeza de Luciano Jaramillo Cabrales. La política caldeaba los ánimos más apaciguados y la milimetría acordada por los partidos tradicionales durante la época del Frente Nacional, era cada vez más exigente, razón por la cual, de las agrupaciones partidistas comenzaron a derivarse vertientes ideológicas, cada una de las cuales asumía su papel de verdadero y en muchos casos, de único y legítimo representante del partido.

Esto, al parecer, fue lo acontecido en este, por decir lo menos, jocoso episodio de la más efímera alcaldía de que se tiene noticia en el país.

Para resumir, la breve historia es la siguiente. Comenzando el año, el alcalde Jaramillo presentó renuncia de su cargo, para darle al gobernador Lara Hernández la oportunidad de reestructurar las alcaldías del departamento, tal como era la costumbre entonces.

En su reemplazo, quedó en encargo Carlos Castillo Chaustre, mientras se definía el nombramiento definitivo. Por pacto político, la alcaldía de Cúcuta le correspondía al partido conservador, razón por la cual le fue ofrecido el puesto al ingeniero Germán Hernández Duplat quien declinó el ofrecimiento.

Comenzando el segundo mes del año, las conversaciones entre los partidos habían logrado un consenso en torno al nombre de Pedro Tarazona Arocha, quien por su experiencia y trayectoria política reunía todas las condiciones para ocupar el primer cargo del municipio; había sido secretario de gobierno municipal, juez civil municipal de la ciudad y juez promiscuo municipal de Pamplona y era miembro activo de las sociedades más representativas de la región, como la Sociedad de Mejoras Públicas de Cúcuta, del Club de leones de Bochalema, de la Cámara Junior y de la Asociación Colombiana de periodistas Seccional Cúcuta.

Sin embargo, el partido conservador estaba dividido en dos grupos y cada uno se disputaba su representatividad, de manera que dependiendo de quién manejara los hilos  del poder regional, postulaba y aceptaba las candidaturas.

El doctor Pedro Tarazona, según cuentan, tenía el respaldo del “lauro-alzatismo”, una de las corrientes del partido encabezadas en la ciudad por Luis Ernesto Durán Torres, Gustavo Sánchez Chacón y Pedro Vila y con ese aval, viajó a Bogotá a entrevistarse con el presidente Guillermo León Valencia con el fin de realizar las consultas respectivas y establecer un programa de gobierno que beneficiara la región y por supuesto al partido.

La fecha de posesión se definió para el jueves 18 de febrero a las once de la mañana ante el juez segundo civil municipal. A su regreso de la capital, el miércoles anterior, trató de entrevistarse con el
Gobernador Alfonso Lara, quien no lo recibió en su despacho, al parecer por problemas de agenda, pero el secretario de gobierno Carlos Pérez Escalante le dejó dicho que no se posesionara hasta tanto no hablara con él.

No fue posible el encuentro con ninguno de los dos dignatarios, así que Tarazona tomó la decisión de posesionarse tal cual había previsto. Al término del acto de posesión y en discurso transmitido por la Voz de Norte, expuso el programa de gobierno que realizará así como su grupo de colaboradores.

Pero en el ambiente político se sentía que “algo fuerte iba a ocurrir”, así que la caravana de periodistas que asistió a la posesión en compañía de las autoridades militares y eclesiásticas, además de las altas personalidades de la política, la banca, el comercio y hasta el poder judicial, corrió presuroso al palacio de la Cúpula Chata y en ese momento, las 11:45 a.m.  se estaba radicando el decreto por el cual se declaraba insubsistente al alcalde Tarazona y se nombraba al ingeniero Pedro Barjuch Martínez.

En la consulta sobre este episodio, tildado de espectacular pero al mismo tiempo, con características de comedia y de drama, fue el propio secretario de gobierno quien argumentó que era un “acto de gobierno”, a pesar del malestar generado y del desconcierto con que la población del común recibió la noticia.

Quedaron igualmente “colgados de brocha” la doctora Fanny Jáuregui, Arturo Mogollón Cruz, el arquitecto Sami Sus Slim, Enrique Bialikamen y Luis Entrena Parra, a quienes había nombrado miembros de su gabinete.

El mismo gobernador Lara Hernández explicó posteriormente, en entrevista radial, que no hubo “armonía” con el nuevo alcalde, pues ni siquiera consultó el nombramiento de su gabinete, lo que calificó como una actitud “desleal” pues, ni siquiera consideró los nombres que le habían sido sugeridos y que sólo le mandó una tarjeta de invitación “como a cualquier hijo de vecino”. Con individuos así, no se podía gobernar.

Aunque nunca se dijo públicamente, esta situación mostró la cara oculta de las pugnas que se sucedían en el conservatismo, entre el “unionismo” y la vertiente “lauro-alzatista”, la que supuestamente, respaldaba el nombre de Pedro Tarazona.

Fue el propio Comité Conservador del Norte de Santander, quien remitió al presidente Valencia un largo telegrama protestando por el inusual acontecimiento, en el cual argumental que “actos de tal naturaleza desdicen de la cultura de tan altos funcionarios y menoscaban y minan por sus bases el gobierno del Frente Nacional, convirtiendo al gobernador en simple politiquero y perseguidor implacable del Conservatismo…”, lo firman sus máximos dirigentes encabezados por César Tulio Forero y la Secretaria del Comité, Nydia Ayala.

En la tarde, a eso de las cinco, sin salir de su despacho de la secretaría de obras públicas departamentales, de la cual era titular y ante el mismo juez que posesionó a Tarazona, juramentó como nuevo alcalde Pedro José Barjuch, conservador unionista; ceremonia a la que asistió el gobernador y su gabinete en pleno acompañado del presidente del Directorio Conservador Unionista, Germán Hernández Duplat, unas doscientas personas en total.

Al nuevo gabinete se integraron, en gobierno Luis Eduardo Mantilla Sanmiguel, en hacienda Efraím Reyes y obras públicas Enrique Bialikamen. Fue reintegrado a la secretaría privada, Antonio García-Herreros.



Recopilado por: Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario