PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 14 de octubre de 2011

16.- UN RAPIDO VISTAZO A LA CUCUTA DE LOS 50

Gerardo Raynaud

 A comienzos de la segunda mitad del siglo pasado las ciudades y pueblos de la América latina retomaban las actividades que habían abandonado por la insensata guerra que apenas terminaba. Las grandes capitales latinoamericanas construidas a semejanza de sus pares europeas se aprestaban a despegar tanto en lo económico como en lo demográfico debido a la nueva oleada inmigrante que generaba la desocupación y el desempleo europeo. Portugueses, italianos y españoles se irrigaron por la América hispana especialmente por los países del cono sur y a Venezuela donde  llegaron a constituir más del cincuenta por ciento de población. Bogotá y las dos grandes ciudades que se siguen eran unos pueblos grandes y las ciudades de provincia como Cúcuta y sus similares no dejaban de ser aldeas con algún atractivo que en nuestro caso lo constituía la vecindad que todos conocemos.

Comencemos entonces por recordar cómo era nuestra ciudad comenzando el decenio de los cincuenta. Por nuestra característica de urbe comercial empezaremos por nombrar lo más representativo de nuestro comercio. Al entrar por la calle diez el primero y más grande de los locales comerciales lo constituía Cumotors concesionario de los automóviles Dodge y DeSoto así como distribuidor de los repuestos Mopar. El local ocupaba un cuarto de manzana en la esquina nororiental con la avenida primera. El aviso identificaba los teléfonos 2443 y 2474 para quienes estuvieran interesados en comprar un vehículo o un repuesto. El propietario y mayor accionista estaba en cabeza de don J. P. Lizarazo uno de los grandes millonarios de la época y propietario de extensas tierras y otros comercios en San Antonio del Táchira; los terrenos que se ubicaban entre la avenida cero y la primera desde la calle octava hasta la once eran de su propiedad y vivía en una lujosa mansión en la calle 8ª entre cero y primera. Distribuía su tiempo visitando y controlando sus propiedades y negocios entre Colombia, Venezuela y Estados Unidos y en sus tiempos libres acostumbraba a realizar safaris en África donde desarrollaba una de sus principales aficiones, la cacería mayor. Precisamente, quienes conocimos su casa, podemos dar fe de su diversión y de su puntería, pues tenía colgados en la sala las cabezas de sus trofeos de caza.

Otros concesionarios automovilísticos eran TOROVEGA situado en la esquina de la avenida quinta con calle séptima distribuidor de los automotores FORD y de los lubricantes SHELL, además ofrecía pinturas lacas para los mismos vehículos marca DUCO, todo importado. Al igual que su competencia el negocio de los automóviles y camionetas era concertado para que pudiera ofrecerse en los dos países vecinos y por esa razón TOROVEGA igualmente tenía el mismo negocio en la ciudad de San Cristóbal.

Domingo Pérez H. quien  aprovechando su experiencia en el ramo del transporte logró la representación de los famosos, en su época, automóviles STUDEBAKER. Para comunicarse con la Agencia STUDEBAKER que fue como se llamó bastaba marcar el 3997 y allí le informaban todo lo concerniente al vehículo y la manera de adquirirlo.

Otro distribuidor de maquinaria y vehículos industriales de los más reconocidos era RUAN & PENAGOS y Cía. Ltda.  especialistas en venta, reparación y mantenimiento de máquinas industriales y agrícolas.

Continuando en la misma temática comercial del sector vinculado con la industria y similares, mencionaremos los almacenes y distribuidoras dedicados a la comercialización de herramientas y accesorios metálicos y de ferretería que por la vocación agropecuaria de la región circundante a la ciudad era de la mayor significación. Pareciera que la mayor concentración de estos estuviera concentrado a lo largo de calle once al occidente del parque Santander toda vez que los más representativos estaban por esos contornos.

En la esquina de la avenida sexta con calle 11 estaba la ferretería de Alfonso Jaimes Hernández una de las más grandes del momento y que terminó incendiándose en una de esas raras conflagraciones que se presentaban en la ciudad, sobre todo en épocas de crisis. Ese evento le costó a don Alfonso el apodo de Candelario. Una cuadra más arriba, una vez construido el edificio San José, se instalaron sus hermanos Chepe y Luis Francisco quienes paradójicamente habían sufrido un accidente similar cuando se incendió el edificio La Estrella una cuadra arriba por la avenida séptima. Jaimes Hermanos Ltda. era el nombre de la ferretería  que llegó a ser de las más renombradas. Siguiendo por la misma calle once estaba el almacén de Pablo Enrique Álvarez y unos metros más arriba J. J. Faillace y Cía Ltda. ofrecía productos similares. Igual sucedía con los sucesores de Alejandro Granados quienes continuaban con el negocio de su progenitor escasos metros después de la esquina de la séptima. Entre tanto en la misma esquina Juan Pabón llevaba años con su reconocida ferretería El Cóndor la que años más tarde se convertiría en almacén de telas.

Ya para cerrar este segmento me queda por mencionar la ferretería el Gallo de Oro abierta con ocasión de la construcción del edificio del hotel San Jorge y que la gente con su característico humor cucuteño decía que pertenecía a la mujer más rica de la ciudad y a Tito Abbo Jr. & Hno. Ltda. que era  importador original de productos y herramientas metálicas y que posteriormente se orientó a la venta de productos para el hogar momento preciso que aprovechó Luis Eduardo Yepes para ofrecerle compra del negocio que más tarde se transformó en el conocido hasta hace poco Almacén LEY.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario