PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 14 de octubre de 2011

28.- EL FERROCARRIL DE CUCUTA I

PARTE  I/II

Tomado del portal cucutanuestra.com y otras fuentes




Conexión con Venezuela

La personas vinculadas a esta región han manifestado su criterio por lo de sus abuelos, que La Fría-Venezuela remonta su formación por los años de 1880 a 1888. A partir del año de 1890, surge la idea de la instalación de enrielado para el proyecto Ferrocarril que llamó la atención a muchos trabajadores de distintos lugares y vinieron en busca de trabajo. Se instalan las cuadrillas de obreros al servicio de la Compañía Ferroviaria comandadas por sus propulsores: Don Benito Roncajolo y sus hijos: Juan y Andrés Roncajolo, los cuales dirigían las operaciones laborales. En las cuadrillas de trabajadores, los jefes eran de otras nacionalidades: Holandeses, Italianos, Franceses, Alemanes y Españoles, los cuales se radicaron en la región Occidental Andina de Venezuela, a quienes en parte se les debe la cultura que supieron implantar en esta región.

 Con la creación de las cuadrillas de obreros, crece el movimiento migratorio; se realizan los trabajos de deforestación, la construcción de puentes, alcantarillas y la colocación de los rieles sobre estantillos de madera, instalados los rieles para el ferrocarril, trabajos que terminaron a fines de 1895, (según versión del Dr. José A. Noguera Moreno). Se instala el ferrocarril de Encontrados en el Estado Zulia, a la Fría, en el Estado Táchira, en un trayecto de 105 Kilómetros. Mas tarde se prolonga hasta estación Táchira en un trayecto de 15 kilómetros para un total de 120 kilómetros. El acuerdo del Gobierno Nacional por el cual se declaró Obra Pública de utilidad Nacional, fue dictado durante el Gobierno del General Joaquín Crespo, quien tuvo el honor de ponerle el ejecútase.

Posteriormente fue construido el ramal ferroviario Orope - Boca de la Grita, en trayecto de 11 kilómetros, originando la prolongación de la vía férreas a Puerto Santander y a la ciudad de San José de Cúcuta República de Colombia, Departamento Norte de Santander, lo que se llamo "El Empalme" que trajo por consiguiente el mayor intercambio comercial beneficioso para ambos países. Debido al gran movimiento de trabajo, muchas familias campesinas, como también de pueblos vecinos, vinieron a establecerse, con lo que crece el caserío y con una población global de unos 500 habitantes se forma LA ALDEA LA FRÍA, perteneciente al Municipio Seboruco, Distrito Jáuregui. Las primeras casas son construidas con paredes de caña de brava, techos de palma con madera amarrado con bejuco "Camiri" y piso de tierra.

El Ferrocarril de Cúcuta

Esta obra gigante, de rápido y amigable desarrollo, dice, Julio Pérez Ferrero: "revela, junto con la riqueza de la región, el carácter  viril y emprendedor de sus hijos y habitantes".

Debido al gran auge comercial que alcanzó nuestra ciudad en su nueva vida después del terremoto de 1875, especialmente favorecido por los comerciantes inmigrantes que se establecieron entre Maracaibo y Santa Fe de Bogotá, se creó la necesidad de establecer una vía terrestre que uniera al puerto venezolano con nuestra ciudad.

Esta obra dio origen a la que fue la mayor empresa de transporte terrestre privado que tuvo el país en esa época y al primer ferrocarril internacional en Colombia.

En "Puente Cúcuta" el 3 de enero de 1876, los así constituidos miembros de la Junta Directiva de la "Compañía Camino de San Buenaventura" como lo certifica el acta de la sesión celebrada, cuyos accionistas responden a los nombres de: Domingo Guzmán, Felipe Arocha, Foción Soto, Julio Pérez Ferrero, José Rafael Unda, Ramón María Paz, Elbano Mazset, Domingo Díaz, el Cónsul de Venezuela Arístides García Herreros, Melitón Añez, José Agustín Berti, Juan N. González Vázquez, quien representaba a la vez a los accionistas ausentes, Manuel Serrano F., Jaime Fossi, Julio Añez, José María Belloso y Francisco Bautista, representados con un capital de  Col$ 398.700.

El principal punto en la histórica sesión tratada fue el acuerdo fundamental para Cúcuta y la región, y procedieron a dar facultades al Presidente de la Junta inmediatamente así:

"Articulo 1º,- Autorízase al señor Presidente de la Compañía que acaba de constituirse, para que, por medio de apoderado, contrate inmediatamente en el país, o fuera de él con alguna persona o compañía nacional o extranjera, la construcción del camino de carriles de hierro, de esta ciudad a Puerto Villamizar.

El contrato fue aprobado por el Congreso mediante la ley 64 del 17 de junio de 1876. "Autorizó el Poder Ejecutivo, para que el gobierno del Estado Soberano de Santander, autorice a la Compañía del Camino de San Buenaventura para otorgare en los privilegios de convertir en caminos de rieles, servido por locomotoras de vapor la actual carretera entre San José de Cúcuta y Puerto Villamizar en el río Zulia y celebre con la expresada Compañía un contrato bajo las siguientes bases:

Primera.- El Gobierno Nacional garantizará por 25 años un interés líquido del 7% anual sobre un capital hasta de1.500.000 pesos oro, comprendidos en el costo de la actual carretera y los gastos que ocasione la conversión de esta en vía férrea así como la conservación.

Segunda.-La Compañía quedará obligada a  principiar a tender de rieles para el Ferrocarril dentro de dos años, a contar desde la fecha del contrato y al terminar la obra dentro de los dos años siguientes.


El 5 de septiembre de 1878 se colocaron los primeros rieles. Se tuvieron muchas dificultades, el contratista constructor fue el ingeniero Juan Nepomuceno González Vásquez, que además de entregar su dinamismo y conocimiento, dejó parte del dinero ganado como aporte a la Sociedad del Ferrocarril, llegando a poseer 684 acciones; los demás accionistas fueron: el Distrito de San José de Cúcuta con 6000 acciones, The River Plate Trust, Loand And Company con 1227 acciones, doña Librada Jaimes y don Rudesindo Soto con 1070 acciones.

Demás ingenieros que tomaron parte en el ferrocarril de Cúcuta: Enrique Morales R., Miguel Triana, Pablo Pinzón, Luis L. Guerrero, R. Torres Mariño, Luis Dávila Castro, Segundo Gutiérrez, A González Torres, Manuel Serrano y Pompilio Beltrán, todos colombianos. Merced a la unión de fuerzas se inauguraba el ferrocarril que el 23 de junio de 1888 con una extensión de 55 km y con un costo de Col$ 1.727.601.07, de Puerto Villamizar a la Estación Cúcuta.

La importancia del ferrocarril, nos lleva a hacer historia y recordar el pasado, donde aquellos hombres de gran visual, buscaban dar salida a sus productos vía hacia el mar  de la Antillas, por el río Zulia y al Lago de Maracaibo y a la región de la Provincia de Ocaña por el río Magdalena. Por eso pensaban en el Ferrocarril.

El 23 de junio de 1888, el presidente de la Compañía, en telegrama al Señor Presidente del Estado Soberano de Santander, le comunica: "Me complace en participaros, que desde hoy se ha dado al servicio público, el Ferrocarril de Cúcuta es, una nueva fuerza que cooperará con la paz a la prosperidad de Santander".


La primera locomotora que llegaba a la Estación Cúcuta fue bautizada en ceremonia especial con el nombre "CÚCUTA" como homenaje a la ciudad, el domingo 6 de febrero de 1887.

La llegada de la locomotora constituyó una verdadera alegría y novelería de las gentes, nadie se quedó en sus casas, todo el mundo se dio cita en la Estación Cúcuta y fue tanta la aglomeración de la gentes, que hubo algunos casos de asfixia. El 30 de mayo de 1888, la Empresa y servicios del Ferrocarriles fueron reconocidos oficialmente por los gobiernos de la República y del Estado Soberano de Santander.

Locomotoras importadas por el ferrocarril de Cúcuta para cubrir las distintas rutas ferroviarias:

1 Cúcuta... 23.275 kg
2 Santander... 54.950 kg
3 espacio Colombia ... 50.200 kg
4 Pamplona... 26.500 kg
5 Victoria... 23.275 kg
6 Floresta. ... 7000 kg
7 Táchira... 7000 kg
8 Pamplonita... 7000 kg
9 Zulia ... 29.500 kg
10 Peralonso... 17.100 kg
11 Catatumbo... 23.800 kg
12 Torbes... 9200 kg
13 La Grita... 15.675 kg
14 Venezuela... 31.500 kg
15 Chinácota... 26.500 kg
16 González Vázquez... 36.000 kg
17 Tonchalá... 14.700 kg
18 Boyacá... 36.090 kg
19 Tamalameque... 36.500 kg
20 América... 32.700 kg
21 Bolívar... 21.500 kg
22 Cundinamarca... 21.500 kg
23 Agustín Berti... 25.000 kg
24 Justo N. Durán... 30.500 kg
25 Padre Daniel Jordán... 36.500 kg.

Sobre la máquina Padre Daniel Jordán, anotamos un episodio lamentable y luctuoso, sucedido cuando la máquina venía cubriendo la ruta, Puerto Villamizar a Estación Cúcuta, en el sitio "Alonsito” se le estalló la caldera por recalentamiento y ocasionó la muerte al maquinista Neftalí Ramírez y al fogonero Marcos Rojas.

Fueron Presidentes de la Compañía del Ferrocarril de Cúcuta: don Felipe Arocha, Foción Soto, Francisco A. Soto, Luis  A. Gandica, Domingo Díaz, Enrique Morales, Rudesindo Soto, Federico Anzoátegui, José Agustín Berti, Alberto Camilo Suárez, Jorge Ferrero, Manuel Guillermo Cabrera, Federico Halterman, Fabio González Tavera.

En virtud del potencial comercial presentado, Cúcuta fue declarado Puerto Terrestre, hábil para la importación de mercaderías y se estableció así la Aduana Nacional. Esa circunstancia de declarar Puerto Terrestre a Cúcuta contribuyó al establecimiento de importantes casas comerciales, alemanas, italianas a la vez, etc., que importaban mercancías de los Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Italia y Alemania.
 

Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario