PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 19 de octubre de 2011

44.- SUCEDIO DURANTE LOS PRIMEROS MESES DEL 57 II

PARTE II/II

Gerardo Raynaud D.


Esta fotografía nos recuerda a los integrantes del gabinete departamental antes de la caída del régimen del general Gustavo Rojas Pinilla, el 10 de mayo de 1957. En ella recordamos de izquierda a derecha y de pie a: NN Cote, Ciro Díaz Lozano, Contralor Departamental, teniente Teodosio Cabeza Quiñónez, secretario de Gobierno; Ciro Pabón Núñez, secretario de Educación; arquitecto Iván Manuel Duque Carvajalino, secretario de Obras Públicas; Luis Roberto Parra Delgado, secretario de Hacienda; don Víctor Serrano, secretario Privado y en el centro sentado, Gonzalo Rivera Laguado, Gobernador de la época.
La actividad social de la ciudad era bastante agitada a pesar de ser un pueblo de provincia que apenas se proyectaba. La prensa local no sólo reseñaba los sucesos más relevantes sino también algunos intrascendentes pero considerados de interés por sus lectores. Diariamente leíamos la lista de los pasajeros que llegaban bien de la capital o de las ciudades del interior o de la costa así como los procedentes del vecino país, especialmente de San Cristóbal y Maracaibo, la información incluía, además  los hoteles en los que se hospedaban. Bueno es recordar nuestra relación con esta última toda vez que el intercambio comercial y por ende las vinculaciones databan desde, prácticamente su fundación.

En enero la élite local regresaba de sus vacaciones de fin de año; la mayoría se desplazaba a la vecina Venezuela por las facilidades que le brindaba tener allí buena parte de la parentela, además de las comodidades que le ofrecía tener cédula y carro venezolanos y acceso expedito a las magníficas carreteras que por entonces habían prosperado al amparo de la bonanza petrolera que empezaba a manifestarse. Los más pudientes sin embargo, realizaban sus desplazamientos vía aérea y el destino más solicitado era Lima, vía Avianca por supuesto.

Recién empezaba el año, el teatro Zulima era el centro cultural por excelencia donde se presentaban los mejores y más variados espectáculos. El primer espectáculo del año fue la presentación del grupo musical llamado Conjunto Orquestal de las Hermanitas Olarte. Eran cuatro virtuosas hermanas cuyas edades oscilaban entre los 8 y los 15 años, que tocaban a la perfección todos los instrumentos pero que deleitaban a la audiencia con la interpretación del saxofón, el piano, flauta, clarinete, acordeón, maracas y percusión. Lástima que las circunstancias de la época no lo permitieran porque hoy se hubiera presentado como la rumba del siglo con jolgorio incluido; eran épocas más serias.

En el costurero local, las damas se felicitaban unas y otras se condolían por la cercanía del matrimonio de uno de los mejores partidos de entonces, el ingeniero Gustavo Lozano Cárdenas. La escogida era la agraciada damita Amparo Bedoya. Afortunadamente la ceremonia se celebró en la ciudad capital porque el río de lágrimas hubiera causado estragos por la falta de alcantarillado en las calles.

Mientras, en la administración local nuevas caras se asomaban. Al tiempo que el teniente del ejército Teodosio Cabeza Quiñones se posesionaba como nuevo secretario de gobierno departamental en el gabinete del gobernador Gonzalo Rivera Laguado, en las Empresas Públicas Municipales de Cúcuta era nombrado el reconocido farmaceuta Numa Pompilio Guerrero, propietario de la droguería Americana que por ese entonces ocupaba un local en el edificio que la curia diocesana tenía en la calle once entre avenidas cuarta y quinta.

El municipio de Cúcuta no se quedaba atrás en los nombramientos. En los primeros días de febrero el prestigioso abogado y poeta José Luis Villamizar Melo quien se desempeñaba como Secretario de Gobierno Municipal fue nombrado Juez Segundo Civil Municipal, actividad que consideraba más consonante con su profesión, razón por la cual presentó renuncia irrevocable para posesionarse en el cargo jurisdiccional. Lo reemplazó el también abogado Jaime González Peñaranda quien años más tarde se desempeñaría como notario en esta misma ciudad. Igualmente, en la Secretaría de Hacienda Municipal fue nombrado el conocido “mono” Luis Roberto Parra Delgado para completar la nómina que regiría los destinos de la ciudad hasta mediados del mes de mayo cuando se presenta el golpe de opinión que derrocó al presidente Rojas Pinilla.

El acontecimiento social del mes de febrero fue sin duda, el matrimonio de Martha Lamus Irwin con el caballero vallecaucano Álvaro Rentería Lemus ceremonia que se llevó a cabo en la catedral y fue encargado del culto el renombrado sacerdote Daniel Jordán. En algún momento se pensó que el ceremonial hubiera sido el indicado para inaugurar la monumental iglesia de la Candelaria y aunque el padre Ramón Clavijo hizo sus mejores esfuerzos para convencer a los futuros contrayentes, estos no cedieron. Definitivamente catedral mata iglesia.

En este mismo mes y a partir del día 23 visita la ciudad el presidente Rojas Pinilla así que toda la actividad social se centra en torno a la atención que se le  brinda al presidente y a su numerosa comitiva quienes además sostendrán un encuentro en el único puente internacional que comunicaba las poblaciones fronterizas de Cúcuta y San Antonio. La mayoría de los programas se desarrolló en el recientemente abierto Hotel Tonchalá.

Ya para cerrar el primer trimestre del año cuando la crisis de abastecimiento de los productos de primera necesidad se hacía evidente, la frontera, a pesar de la vecindad, sufría aunque en menor escala las dificultades que todo el país sentía; aún así y a pesar de las circunstancias la vida social pareciera no afectarse y esta vez nos referiremos al más fastuoso de los episodios sociales del momento, el matrimonio de la señorita Gertrudis Jaimes Hernández, componente de una de las familias de mayor reconocimiento, por cuanto sus hermanos y familiares más cercanos integraban el grupo de comerciantes de mayor prestigio de la ciudad. El novio, de origen italiano, había venido a la ciudad en busca de oportunidades como muchos compatriotas suyos atraídos por las bondades que le brindaba el país y la zona de frontera en particular. Luego de un noviazgo relativamente corto Lino Anaclerio Tarlano la pidió en matrimonio en ceremonia de intercambio de argollas que se formalizó en la casa paterna de la novia. El 15 de abril se realizó la ceremonia en la catedral y el festejo con todo el protocolo incluido se consumó en el centro social que años antes, su familia había contribuido a fundar, el Club de Cazadores.

Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario