jueves, 27 de octubre de 2011

80.- HISTORIA DEL COLEGIO SAGRADO CORAZON DE JESUS

Tomado de la Página Web del Colegio , escritos de Carlos E. Orduz  y otras fuentes

CAUSAS OCASIONALES.

 Los
orígenes del colegio Sagrado Corazón de Jesús están rodeados de una serie de circunstancias particularmente interesantes.

En el mes de abril de 1903 llegó a Cúcuta el padre Pablo Alegría, agustino recoleto. Venía de los llanos quizás alejándose de las guerrillas, secuela infortunada de las guerras civiles. Los reverendos padres agustinos han sido durante mucho tiempo abnegados misioneros en nuestros llanos orientales. Se presentó  el padre Alegría en la parroquia de San José y el cura párroco padre dominicano Valderrama, lo recibió muy bien y le confío la capilla de Nuestra Señora del Carmen junto al hospital. Esta capilla y la de San Antonio eran los dos lugares destinados al culto pues la iglesia parroquial había sido destruida por el terremoto en 1875 y no había podido aun reconstruirse.

El padre Alegría discutió ampliamente con el señor cura la posibilidad y la utilidad de fundar un colegio para varones. El padre Valderrama se entusiasmó con la idea. Se apersonó de ella y pensó rendir homenaje al Sagrado Corazón de quien era especialmente devoto, creando un colegio poniéndole el nombre de Sagrado Corazón de Jesús. Su convicción religiosa le hacían creer confiadamente que el divino corazón bendeciría su empresa, conforme a la promesa hecha a la afortunada vidente Margarita María de Alacoque. Por otra parte la reciente consagración hecha por el presidente de la nación al Sagrado Corazón había reforzado en el pueblo colombiano esa importante devoción.

           

Como el proyecto contaba no solo con la aprobación sino con el entusiasta respaldo del cura de la parroquia, el padre Alegría viajó a Bogotá para someter el proyecto a  consideración y aprobación de su superior provincial y conseguir el nombramiento del personal que debía hacerle frente a la nueva Fundación. También el padre provincial de los agustinos se encantó con el proyecto y creyó ver abierto a la acción de la comunidad, un nuevo y amplio campo de apostolado, y señaló para la nueva Fundación a los siguientes padres: Marcelino Gamuza, como superior; Tomas Martínez, Mauricio López, y Pedro Guantero, ellos junto con el padre Alegría formarían el lujoso equipo fundador.


Mientras el padre Alegría hacía en Bogotá estas diligencias, el padre Valderrama dio pasos contundentes para asegurar la vida de la nueva empresa. Empezó por organizar una junta responsable. Componían esta junta tres representantes de personalidades de la ciudad, los generales Agustín Berti, Luis Morales Berti y el doctor José Rafael Unda Pérez, la actividad de la junta fue muy eficaz. Consiguió $ 600 anuales, que el señor Santiago Montaña arrendara una casa situada precisamente al frente de la entrada de la Quinta Teresa. El municipio de Cúcuta ayudó con $1000 para dotación, $720 para el pago de los profesores y $600 destinados a becas ordinarias de $150 mensuales cada una. El padre Valderrama obsequió un plano de su propiedad y la biblioteca de la distinguida sociedad de San José que había sido confiada a la parroquia.

FUNDACIÓN DEL COLEGIO Y SUS COMIENZOS.


El padre Alegría y sus cuatro compañeros religiosos llegaron a Cúcuta el 3 de junio de 1903. Con satisfacción vieron que prácticamente la juntas les tenían organizado todo lo necesario para iniciar pronto todas las tareas escolares, el colegio Sagrado Corazón de Jesús empezó a funcionar regularmente el 1 de agosto de 1903. Esta es la fecha de la Fundación de este importantísimo colegio y sus fundadores fueron: El reverendo padre dominicano Valderrama, cura párroco de San José, y el reverendo padre Alegría, agustino Recoleto. Con un centenar de alumnos y 5 maestros religiosos funcionó regularmente el resto de este año de 1903. Pero no se hicieron los exámenes finales por no haberse cursado todo el año. Al final del año llegaron 2 agustinos más. En otras circunstancias este refuerzo hubiera sido valiosísimo pero en las condiciones que habían empezado a funcionar el colegio lo eran menos. Los padres agustinos se dieron cuenta que era imposible el mantenimiento de una comunidad religiosa con los solos recursos del colegio y el superior provincial estuvo hablando con el señor obispo Antonio, sobre la posibilidad de que les entregaran la parroquia de San José, San Luis y San Cayetano. La aceptación por el señor obispo de esta propuesta explicaría el envío de 2 religiosos más.

El padre Valderrama y los miembros de la junta del colegio comenzaron a pensar seriamente en la necesidad de conseguir sede propia para el colegio haciendo esquina con la calle 12 y avenida 4, dirección sur oriental donde poseían los hermanos Cabrera 2 casas, una a continuación de la otra hacia el oriente. Los dueños estaban dispuestos a venderlas para el colegio. E1 7 de noviembre de 1903 el consejo, por medio del acuerdo 36, destinó la suma de $ 4.000 para ayudar a la compra de una de las casas, disponiendo que debían emplearse para colegio dirigido por una comunidad religiosa o pro católicos muy convencidos. Los cucuteños y los sancayetaneros reunieron $ 4.500 y el padre Valderrama completó la suma de $ 9.500 que pedían los dueños, con dineros que habían recibido como limosnas para la construcción del templo, con estos dineros se compró la segunda casa a partir de la esquina. La escritura se hizo a nombre de la parroquia y por eso esta segunda casa fue propiedad de la curia. Al empezar el año 1904 el colegio se instaló donde esta casa de la curia, y amplió el local tomando en arriendo el local de la esquina por $ 60 mensuales, el señor Carlos Ferrar cedió gratuitamente el solar de su casa que era vecina, para que sirviera de patio de juego. Además, como todavía Cúcuta dependía administrativamente de Santander, por la ordenanza 60 de 1903 se había votado una partida de $80.000 de plata o sea unos $5.000 de oro, pues el oro valía 15 veces mas que la plata. Con ese auxilio y otros aportes el municipio compraría la casa de la esquina.

Estudiantes 1º Bachillerato.1937

LUIS SALAS PERALTA SUPERA UNA SERIA CRISIS

El 17 de mayo de 1904 el gobernador de Santander, Carlos Matamoros, ordenó el pago del auxilio votado por la ordenanza 60 del año anterior. Para asegurar la correcta inversión de esos dineros dio personería jurídica al colegio y nombró una junta administradora compuesta por el señor instructor de inspección pública como presidente, como vocales al superior de los agustinos y al personero municipal; como tesorero al señor Rafael Unda. Este proceder del gobernador de Santander provoca una seria protesta del padre Gamuza superior local de los agustinos; amenazó además con que los agustinos abandonarían al colegio y se alejarían de la ciudad, la junta se dirigió entonces al superior provincial explicándoles que esos nombramientos solo se habían hecho para garantizar el empleo de los fondos del auxilio departamental. El padre Manuel Hernández, provincial, respondió que la junta debería estar compuesta por el párroco, el personero y un vecino. Y añadió que para poder seguir los padres al frente del colegio debían, según lo convenido con el señor obispo, tomar los ratos de San José, San Luis y San Cayetano.

Era apenas natural que, al conocerse esta actitud de los padres se desatara contra ellos una violenta crítica y se distanciara definitivamente de ellos el padre Valderrama. Entre el cura párroco y el superior de los agustinos se desató una polémica escrita a través de folletos escritos fuertemente. Los padres agustinos cumplieron la amenaza y el 15 de julio 1904 abandonaron el colegio y la ciudad.

Fue la primera crisis realmente seria para el colegio, el padre Valderrama no se dejó dominar por ella. Le hizo frente con decisión. El señor alcalde nombró como educador al señor Luis Salas Peralta y vicerrector al señor Eustacio Mantilla Bretón y el colegio se volvió abrir el 2 de agosto de 1904 con 142 alumnos, apenas  había durado la interrupción algo más de 15 días. Aparece en esta ocasión la figura de Luis Salas que siempre estará presente en lo sucesivo atento a presentarle al colegio el servicio que le solicite. Se vinculó al establecimiento unas veces como rector y otras veces como profesor y lo hizo hasta su muerte el 13 de noviembre de 1927. José María Pelea dice que las últimas palabras del noble educador fueron de sublime sencillez, " me voy a matricular al cielo".

Alumnos del último año de 1935. Luis Gandolfo, Rafael Luis López, Alfonso Lares, no identificado, Luis Ferrero, Luis Adolfo Bermúdez Hernández y  Luis Segura.

El señor obispo de Pamplona, monseñor Ignacio Antonio Parra, manifestó al señor prefecto de la providencia de Cúcuta que el retiro de los padres era inválido canónicamente pues lo habían hecho sin permiso diocesano, que por tanto ellos debían regresar hasta nueva orden. El prefecto respondió que todo había sido cuestión personal del padre Gamuza quien además se había excedido en sus ataques al padre Valderrama expresados en un folleto lleno además de desprecios hacia los cucuteños y que el padre Valderrama no había hecho sino defenderse también por medio de un folleto. El señor obispo se sostuvo en la decisión de que los padres volvieran a ocupar sus puestos.

El colegio del Sagrado Corazón de Jesús, bajo la atinada dirección de don Luis Salas terminó normalmente el año, y en la sección final llevo la palabra el señor Rodolfo Faccini, cuando para mediados de diciembre se anunció el regreso de los padres agustinos.

El 14 de diciembre de 1904 llegaron los padres con ánimo a la ciudad y con ellos venía el padre Nuca J Calderón, secretario diocesano quien debería posesionarlo en la parroquia San José. Pero silenciosamente y burlando la vigilancia de las autoridades, un grupo de unas 800 personas, provistas de bastantes limones salieron al final del río dispuestos a no dejar entrar a los padres. Como estos insistían los atacaron con limonados y los padres fueron inteligentes y no insistieron mas. Sin embargo como se había cometido un irrespeto contra el delegado personal del señor obispo la ciudad fue declarada en entredicho desde el 18 de diciembre hasta pasadas las fiestas navideñas. Naturalmente el cura párroco interino se retiró y la ciudad quedo sin pastor. En enero fue nombrado como cura de San José de Cúcuta, ese prestigioso hijo de San Luis, padre Demetrio Mendoza, las cosas volvieron a normalidad definitiva.

Banda de Guerra. 1937

PRESENCIA DE LOS HERMANOS CRISTIANOS

El padre Demetrio Mendoza contaba 33 años y estaba en pleno vigor, tomo posición de la parroquia de San José el 26 de enero de 1905. Poseedor de profundas convicciones religiosas y católicas captó la importancia que tenía la formación de la juventud masculina para formar dirigentes en esta provincia de Cúcuta. Estas convicciones le crearon adversarios que por dos ocasiones lo hicieron salir de la ciudad. A finales de 1906 y en mayo de 1925.

Con respecto al colegio Sagrado Corazón de Jesús su gran preocupación fue dotarlo de una seria organización disciplinaria y académica y por eso quiso conseguir que los hermanos de las escuelas cristianas vinieran a hacerse cargo del colegio. Con tal fin viajó a Bogotá. Se entrevistó con el general Rafael Reyes Presidente de la República; con el señor arzobispo de Bogotá, Bernardo Herrera Restrepo; con el señor Ragonessi, nuncio de su santidad el Papa y con el hermano Afraates - Victor, provincial de los hermanos. Y tuvo éxito en su empeño. Logró el solemne compromiso que ellos tomarían la dirección del colegio a partir de febrero de 1906. Y efectivamente el 1° de febrero de 1906 llegaron a Cúcuta los primeros hermanos.

Los cursos se iniciaron el 6 de febrero. Los hermanos ocuparon, con el colegio la casa de la curia y  la esquina perteneciente al municipio que fue destinada para crear otro colegio que se llamo San José de Cúcuta, bajo la dirección de don Luis Salas. Pero él se dio cuenta de lo incómodo que resultaba el funcionamiento de dos colegios prácticamente en la misma casa y sin duda también de lo difícil que era sostenerlos.

La dirección de los hermanos como todos lo esperaban, dio estabilidad académica y disciplinaria al colegio Sagrado Corazón de Jesús en 1910 el número de alumnos llego a 130 y en 1911 hubo 190 matriculados su progreso era innegable y la ciudadanía empezaba a sentir su notable influencia  social.
Desgraciadamente la falta de rentas y medios, pues el colegio solo contaba con las casas y con un pequeño beneficio que le daba el consejo, condujo a la clausura temporal del establecimiento que desde entonces quedó al amparo del gobierno departamental.

EL FINAL DE UNA CONTROVERSIA

Los problemas creados en el colegio por la desavenencia entre los padres agustinos y el pueblo de Cúcuta se solucionaron con la presencia de los hermanos. La sonada controversia del colegio Sagrado Corazón terminó por una parte con la intervención del Presidente de la República, general Rafael Reyes y del delegado apostólico monseñor Ragonessi.

Por otra parte la controversia terminó medrosamente en la eternidad pues el padre dominicano Valderrama reemplazó a monseñor Parra ante el tribunal divino y murió en Arboledas el 17 de febrero de 1908. Ocho días después falleció monseñor Parra en Pamplona en brazos del secretario episcopal presbítero Carlos G Soto exclamando " que terrible es morir".

En 1926 doña Teresa Briseño de Andressen ofreció en venta al Departamento, la Quinta Teresa por la mitad de su costo con la condición que se dedicase únicamente como local de enseñanza. 
LO QUE SE HA OBTENIDO DESDE ENTONCES

Hoy en día uno de los sitios con más historia en Cúcuta es la Quinta Teresa en cuya fachada se puede aún ver el año de su construcción: 1893.

Para los transeúntes es ya familiar la reja que como testigo fiel del paso de los años permanece circundando parte de la vetusta edificación, los mudos pero dicientes bustos de San Juan Bautista y del Libertador con su mirada hacia la Avenida 4 como invitando a la juventud a seguir su ejemplo; sus canchas de baloncesto donde desde la segunda división empezaron a formarse las figuras de la encestada que le han dado renombre nacional e internacional a Norte de Santander.

Su piscina ovalada que servía de aliciente para los catequistas que después de su labor misional disfrutaban de su tibias aguas, los mangos cuyas frutas deliciosas que hacían desquiciar a profesores  y alumnos en horas de clase cuando las brisas los hacían venir al suelo, la banda de guerra con un mocho Moncada en la corneta que retumbaba a cuadras de distancia y avisaba a los corazones femeninos que se avecinaba el mejor plantel de la ciudad. Lo mismo que hizo en otro tiempo Alvaro Coronel Becerra.
                   
Partido de la categoría juvenil entre el Colegio La Salle y Corsaje efectuado en la cancha principal del colegio. De espalda Gastón Bermúdez alumno del 3ºA Bachillerato. 1963.

Las competencias estudiantiles que llenaban de gente las bancas de madera alrededor de la cancha y aun encima del tanque de agua donde se agolpaba la gente para vitorear a sus favoritos, la figura relevante del hermano Alfredo (familiar y cariñosamente Pata de Palo) reluciente en su presentación personal que hacía que sus alumnos lo imitaran, los viejos laboratorios de química y física que nos permitieron asemejarnos a los alquimistas en busca de lo desconocido y que más de uno su susto se llevó al mezclar en forma diferente los elementos de los experimentos. La capilla inicialmente de los primeros viernes y posteriormente todos los días excepto el sábado, y la entrega de notas y menciones que para muchos era el dolor de cabeza. Los mosaicos de los bachilleres anteriores como un símbolo de la eficiencia y la superación y el fruto de la cosecha sembrada por los hermanos de las escuelas cristianas en esta urbe.

 
Mosaico de las tres primeras promociones, 1934 - 1936. En la de 1936, tercero sentado de izquierda a derecha aparece el Dr. Virgilio Barco Vargas quien fue Presidente de la República. Se colocaban los mejores bachilleres sentados de izquierda a derecha.

En este momento los estamentos educativos del Departamento, la ciudad de Cúcuta y en especial los ex alumnos lasallistas se visten de gala para celebrar 75 años  de estar promocionando bachilleres el Colegio “Sagrado Corazón de Jesús”.

                    
La trayectoria de la comunidad por todo el mundo como verdaderos educadores y guiadores de la juventud, resalta en los hermanos de las escuelas cristianas, que sembraron sus semillas en buena tierra como es la nuestra y viene a la memoria de quienes compartieron la suerte de egresar del plantel, ver como de las vetustas paredes del Salón-Capilla colgaban los mosaicos que son fiel reflejo de la trayectoria de los hermanos, la grandeza del plantel, la capacidad del profesorado y la calidad de los egresados.

                      
Sería dispendioso enumerar a tanto profesional (médicos, abogados, ingenieros, arquitectos, licenciados, religiosos, y hasta un Presidente de Colombia, etc.) que en el plano regional, nacional e internacional le han dado brillo y gloria del Departamento desde el años 1934 cuando egresó la primera promoción de bachilleres.


A partir de este año 1966 se modernizó el MOSAICO, cambiando el cuadro tradicional y se colocó por orden alfabético BACHILLERES: Armando Albarracín Medina, Jorge Omar Ayala Carrillo, Víctor Hugo Ballén Belén, Ricardo Beltrán Pineda, Luis Eduardo Bermúdez Ferreira, Gastón Adolfo Bermúdez Vargas, Jorge Horacio Bohórquez Hernández, José Delfín Bohórquez Celis, Juan Cristo Burgos Gómez, José Orlando Bustamante Pinto, Marco Tulio Calderón Moreno ,Hernando Castro Ardila, Fabio Delfín Calixto Celys, César Humberto Contreras Chaustre, Reinaldo Contreras Suárez, Alvaro Coronel Becerra, Luis Alberto D´Pablo Sepúlveda, Eduardo Duarte Amaya, Hugo Espinosa Dávila , Jesús Ricardo Lamk Alvarez, Jos Juan Carlos Leconte Kode, Carlos Orlando López Peña, Luis Fernando Maldonado Guerrero, Jaime Enrique Marciales Villamizar, Fernando Matamoros Rincón ,José del Carmen Moncada Montilla , Fernando Morales Acevedo, Jesús María Niño Nieto ,Carlos Alfonso Ojeda Gómez, Jorge Enrique Ontiveros Lozano, Celestino Ortiz Contreras, Jaime Enrique Palacios Ochoa, Amílcar Parada Vivas ,Ciro Alfonso Prato Perozo, Douglas Enrique Quintero Latorre, Samuel Darío Quintero Pineda, José Francisco Rangel Acevedo, Carlos Edgardo Rodríguez Angarita ,Henry Rosas Sayago, Alfonso Salgar Villamizar ,José Francisco Serrano Soto ,Jorge Enrique Téllez Páez, Isaías Guillermo Toscano, Jorge Enrique Uribe González, Rubén Darío Villamizar Becerra. PROFESORES :Hno. José Martín (Rector),  Hno. Eduardo, Mons. Luis Alejandro Jaimes (Capellán), Prof. Dr. Luis Francisco  Peña, Hno. Eugenio (Prefecto), Prof. Jaime Castro, Prof. Jesús A. Ramírez, Hno. José Gonzalo (Titular).

Es conveniente resaltar la obra realizada por los miembros de la comunidad de otros lares, que se compenetraron con muestra manera de ser y llegaron a ofrendar sus vidas por la educación nortesantandereana. Inclinémonos reverentes ante los nombres de los hermanos Valentín, José, Filiberto, Arturo, Gonzalo Daniel ( Tachuelita ), Alfredo ( Pata de Palo ), Domingo León ( Cucaracho ) entre otros.

Quien haya sido Lasallista y evoque lo anteriormente escrito y vibre de emoción al rememorar los mejores años de su vida debe volver sus ojos hacia el plantel y celebrar la labor educativa de los hermanos en Cúcuta.

               
Pero desafortunadamente hay un hecho que lamentar y es el estado en que se encuentra actualmente la casona Quinta Teresa que nos albergó para los oficios religiosos, centros literarios y entrega de notas, pasan y pasan los años y Monumentos Nacionales y entes gubernamentales no toman cartas para restaurarla, de pronto con un fuerte aguacero se cae del todo para decir que ya no tiene recuperación ¿Dónde están los profesores, alumnos, , gobierno y las fuerzas vivas de la ciudad y ex alumnos del plantel ?

¡VAMOS TODOS POR LA QUINTA TERESA!





Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

4 comentarios:

  1. SERÍA BUENO QUE GASTÓN ESCRIBIERA UNA CRÓNICA DE SUS AÑOS DE BASKETBALL EN CORSAJE.
    TAMBIÉN HACER RECONOCIMIENTO A: JORGE NIÑO, PERICA PEREZ, PERICO FUENTES, HUGO HERNANDEZ,CARLOS FIGUEREDO ETC

    ResponderEliminar
  2. Gaston que bonita cronica de nuestro querido colegio. Han pasado muchas promociones de gente ilustre y grandes basketbolistas que le han dadi gloria y reconocimiento a nuestra tierra. Un gran saludo aqui desde el exhilio para todos los companeros C0RSAJISTAS especialmente a mi curso 1990.

    ResponderEliminar
  3. Corsajistas Presentes.... La Sallistas por siempre!!

    ResponderEliminar
  4. Señor Delázcar, si mi memoria no me falla, Jorge Niño es bachiller del Salesiano; no del Sdagrado

    ResponderEliminar