PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 14 de octubre de 2011

17.- EL HOTEL TONCHALA II

PARTE II/II

Gerardo Raynaud

Aprovechando el puente festivo del viernes 12 de octubre de 1956 se dio inicio oficial a las actividades hoteleras sin bombos ni platillos, no se cortó la consabida cinta ni hubo discursos, simplemente se programó almuerzo y cena con un menú especial, característico de la época, que además tenía un costo de $10 por persona. Coctel de langostinos, Roast beef a la Inglesa, ensalada mimosa, copa Tonchalá y café era el almuerzo. Por la noche el Grill Tonchalita ofrecía de 9:30 p.m. a 2:00 a.m. su nocturna bailable, en esta ocasión con el conjunto chileno The Trébol Trío con su lady crooner Mary Ann. Había que asistir en smoking tropical y además cancelar la suma de $10.

La industria nacional participó activamente hasta donde sus posibilidades se lo permitía, particularmente COLTEJER que suministró telas, sábanas, toallas y mantelería que fueron promocionadas mediante aviso publicitario publicado en los principales diarios del país el día de su inauguración.

El grill Tonchalita fue la sensación del momento, la novedad al que asistía la crema de la sociedad local, además ofrecía baile con orquesta de planta y artistas invitados de jueves a domingo. El sábado había un cover de $5 por persona; el servicio era de 9:30 p.m.  a  1:00 a.m y los domingos de 7:00 p.m. a 10:30 p.m., había que asistir en traje de calle con saco y corbata.

El hotel tenía además una unidad de negocio adicional debido a la gran capacidad que había sido instalada en la sección de lavandería. El servicio de lavado en seco que por primera vez se prestaba en la ciudad, fue una verdadera novedad y le permitía al hotel obtener ganancias adicionales; este servicio era atendido por la puerta trasera del hotel ubicada en la calle novena de hoy y que era un potrero en esos días.

Otras oportunidades se generaron con la construcción del hotel. La más inmediata fue adquisición por parte de la Beneficencia del Norte de Santander del lote esquinero de la calle diez con avenida cero en donde funcionaba el mercado Rosetal. Era un terreno de 5.850 metros cuadrados adquirido por la suma $200.000 para la construcción de sus nuevas oficinas y de un teatro. La Beneficencia tenía sus oficinas en un edificio de su propiedad en la calle 9 número 5-63 y por el auge de su producto Lotería de Cúcuta que por ese año jugaba semanalmente (los martes) un premio mayor de $40.000 con billetes de 10 fracciones y cuatro cifras. Además pagaba “por punta y punta”.

El hotel Tonchalá entraba a competir, en la ciudad, con los recién abiertos nuevos hoteles San Jorge y Europa, estos en el centro de la ciudad. El Tonchalá tenía cierta ventaja en relación con sus huéspedes venezolanos, pues éstos venían en sus automóviles, lujosos por cierto y últimos modelo, por la carretera de la frontera que precisamente desembocaba frente al imponente edificio del hotel.

La inauguración oficial se produjo durante la visita del presidente Rojas Pinilla el 23 de febrero de 1957; ese día se cortó la cinta, se leyeron los discursos y se realizó el recorrido de rigor por las instalaciones y dependencias terminando con una copa de champaña conmemorativa del evento. El ilustre huésped se hospedó en la suite presidencial, como era de esperarse, antes del encuentro con su homólogo venezolano, el también general Marcos Pérez Jiménez, con quien firmaría varios convenios como los de la ampliación del puente internacional Simón Bolívar y de construcción de un nuevo puente en el sector de Ureña, entre otros.

Terminada la administración de don Mario Stratta a finales de los años cincuenta, la junta directiva contrató como nuevo gerente al señor Federico Wolner, a la sazón maitre d´hotel del  Hotel Nutibara de Medellín. Federico era un ciudadano austriaco quien había sido contratado por don Hernán Botero para administrar el restaurante de Nutibara. Eran compañeros de Esteban Raynaud en la Escuela Hotelera de Toulouse donde se desempeñaban como maestros cada uno en su respectivo ramo.

La nueva administración tomó un rumbo diferente debido al estilo bastante estricto y rígido que le imprimió su gerente; el señor Wolner era el típico exponente de la raza austro-germana y por lo tanto, no se toleraba la más mínima falta y las órdenes se cumplían sin chistar, a veces con cierta intolerancia. Al principio el cambio fue bastante brusco pero la gente terminó acostumbrándose al trato áspero pero justo de don Federico. Con el tiempo, el Hotel se hizo famoso en ambos lados de la frontera, con nuevos y variados servicios y eventos el Hotel fue posicionándose. Fueron memorables las fiestas de San Silvestre que se celebraban los 31 de diciembre en la víspera de año nuevo, una costumbre que no se estilaba entonces y aún hoy se prefiere la reunión familiar a la celebración social.

Aunque, como decíamos antes, los empleados se habituaron al trato fuerte, llegó un momento en que alguno no pudo resistir y como fue del conocimiento público en su momento, don Federico fue asesinado en su propia oficina por uno de sus empleados al que despidió en uno de sus temperamentales episodios.

Años más tarde la sociedad Hotel Tonchalá S.A. fue transformada y privatizada. Con las bonanzas sucesivas que se presentaron durante los decenios de 1960 y 1970 la nueva sociedad amplió las instalaciones construyendo una nueva torre más acorde con los requerimientos del momento; las grandes y espaciosas habitaciones originales ya no eran funcionales y sólo eran ocupadas en casos excepcionales.

En la época de la gran crisis de 1983 tuvo su peor época, al punto que su nuevo propietario, años después, quiso convertir la ahora vieja edificación en aulas universitarias y ofrecerla en arrendamiento a las nacientes instituciones de educación superior que buscaban dónde instalarse. Luego de remodelar un piso completo, ningún establecimiento mostró interés y la construcción restaurada. Hoy sigue siendo un monumento emblemático de la ciudad.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

1 comentario: