PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 24 de octubre de 2011

63.- LA ELECTRICIDAD DE CUCUTA

Luís A. Medina S. y otras fuentes



Compañía  Eléctrica del Norte. Fundada 1914.Calle 13 entre avenidas 3 y 4. Hoy es la Casa de la Cultura conocida como Torre del Reloj.


Cúcuta fue la primera población colombiana que disfrutó del servicio de iluminación de las bombillas eléctricas, el 16 de junio de 1896, tan sólo 17 años después que Thomas Alba Edison inventara la bombilla eléctrica.

"Alumbrado Eléctrico de Cúcuta", cuyo fundador y propietario fue don Augusto Duplat Agustini, con un capital inicial de $200.000, representados en 2.000 acciones de $100 cada una.

La planta hidroeléctrica que se dio en servicio en 1896, tuvo una capacidad de generación de 220 KW, y se ubicó en el sitio denominado "Los Colorados" del corregimiento (hoy Municipio) de los Patios, al sur de Cúcuta. La fuerza motriz de la planta se alimentaba del río Pamplonita, mediante la desviación lograda a través de una bocatoma aguas arriba.

Esta compañía quedó constituida mediante escritura pública 121 del 16 de junio de 1896. En 1897 el Municipio de Cúcuta compró 60 acciones por valor de $6.000; el Concejo de Cúcuta le dio exclusividad durante trece años para iluminar la ciudad, debiendo instalar 400 lámparas.

En 1910, por diferencias entre el señor Duplat y el Concejo Municipal de Cúcuta, se proyectó fundar una nueva empresa de alumbrado eléctrico con 4.000 acciones de $10 cada una, o sea un capital de $40.000; de las 2.000 acciones suscritas el Municipio tomó la tercera parte. Se adelantaron entonces conversaciones con Mr. Harry Skilton de la Westinghouse de Nueva York para el suministro y montaje de la maquinaria, pero esta compañía no llegó a fundarse; razón por la cual, el 29 de octubre de 1912 mediante acuerdo del Concejo de Cúcuta, se prorrogó por cuatro años más, el contrato de la Compañía del Alumbrado Eléctrico de Cúcuta, que en el transcurso de los 30 años siguientes a su fundación, aumentó su potencia instalada a 420 KW.

La segunda compañía de alumbrado eléctrico en Cúcuta fue "La Empresa Eléctrica del Norte", comúnmente llamada Luz del Norte, de propiedad de la familia Fernández, cuyo gerente fue el señor Andrés Benigno Fernández.

                       Compañía Eléctrica del Norte. En la avenida 7 entre calles 9 y 10.

Su planta generadora fue instalada en Salazar y se constituyó el primero de septiembre de 1914, prestando el servicio además de Salazar en Arboledas, Gramalote, Santiago, San Cayetano, El Zulia, Cucutilla, San Luis y Villa del Rosario. Esta compañía estrenó sus instalaciones en la calle 13 Nº  3-67, el 13 de octubre de 1916, y posteriormente fue cedida en comodato al Departamento para el funcionamiento de la Casa de la Cultura Municipal.

Ubicado en la calle 13 entre avenidas 3ª y 4ª , a principios del presente siglo, sobre la calle García Rovira (hoy calle 13), sobre los terrenos donde actualmente se levanta el inmueble sede de la casa de la cultura Jorge Gaitán Durán (actualmente secretaría de cultura y turismo del departamento), se edificó una casa habitación. La casa fue adquirida por la viuda Carmen Colmenares Jácome, quien la vendió varias veces con pacto de retroventa. La finca raíz fue comprada a la señora, por la sociedad anónima Eléctricas del Norte en 1923, para la sede de sus oficinas cuando fue gerente el Sr. Andrés Fernández, quien contrató al maestro Crisanto Ramírez para la construcción de la torre, después de viajar a Europa en 1930. Posteriormente importó el reloj de Italia para ser colocado en lo alto de la misma. La sociedad fue liquidada el 9 de noviembre de 1948 y derechos y bienes traspasaron a las Empresas Municipales de Cúcuta.


El 13 de julio de 1927 esta compañía inició el montaje de una planta hidroeléctrica con capacidad de 840 KW, instalada en el Alto de Los Compadres, ubicado en la vía que de Cornejo conduce a Santiago, sobre el río Peralonso. Cada empresa utilizaba un sistema de distribución independiente.

En el año de 1946 las instalaciones de la "Empresa Eléctrica del Norte" fueron adquiridas por las "Empresas Públicas Municipales de Cúcuta". El Concejo Municipal de Cúcuta autorizó por esa fecha la inversión para el montaje e instalación de una Planta Diesel eléctrica de 2.400 KW en el barrio Sevilla, la cual inició operaciones en 1947, junto con la planta del Alto de los Compadres.  

La Sociedad Anónima de la Compañía Eléctrica del Norte, como ya se dijo fue fundada el año 1914, con un capital social de $115.000.oo. Fue una empresa que hizo honor no sólo a Cúcuta y el Departamento sino a Colombia, dada la extensión de su radio de servicios y los inmensos beneficios que iría a cubrir con su fluido eléctrico.

Dada la magnitud de la Empresa, la Junta Directiva convocó a la Junta General de Accionistas, la cual se reunió el día 3 de octubre de 1917, con el fin de modificar la escritura que constituyera la Sociedad.

Y así se hizo por instrumento público Número 650 en la Notaría 2o. del Circuito de San José de Cúcuta, el día 15 de octubre del mismo año, dándole el nombre de COMPA
ÑÍA ELÉCTRICA DEL NORTE.

Nombrado en esa fecha, Gerente al señor Coronel Rogelio Vélez Méndez, la empresa bajo su gerencia dio inmensos beneficios, hasta la que la inesperada muerte del señor Vélez Méndez el 23 de julio de 1920 lo sorprendió repentinamente.

Fue entonces elegido para ocupar la Gerencia, el distinguido y activo señor de estos valles de Cúcuta don Andrés B. Fernández, quien dirigió la Empresa con acierto digno de todo encomio.

Nada tan satisfactorio para los accionistas, que ver así cumplidos sus anhelos de darle luz y energía eléctrica a las poblaciones de Salazar de las Palmas, Gramalote, Santiago, Villa Rosario, Escobal, La Laguna, La Concepción, Cornejo, San Cayetano, Zulia, El Salado, El Cerrito, Urimaco y toda la población de Cúcuta.
 

Los ingenieros electricistas bajo cuya dirección se llevaron a efectos los trabajos del montaje de la maquinaria de la Planta Eléctrica, fueron los señores Mariano y Eugenio Penagos, para quienes fueron muy satisfactorios el concepto emitido por el ingeniero suizo señor Tiet, quien al visitar la Planta en 1917 y según reportaje que dio en el periódico “El Trabajo”, dijo: “Es lo mejor en Colombia en cuanto fortaleza de construcción y rendimiento de fuerza, felicito a Cúcuta por esta grande Empresa y a todos los pueblos del Norte de Santander, que ven así beneficiados con la energía eléctrica sus pueblos, que indudablemente les llevará una era de progreso”.

Prueba elocuente de los resultados de la Empresa, son las utilidades liquidadas semestrales que desde el año 1920, presentaron los cuadros demostrativos de las cuentas de “pérdidas y ganancias”; siendo de advertir además, como se elevara en el perfeccionamiento de las maquinarias y el aumento de redes y potencia, a cuyo efecto adelantaron diligencias en Europa y Estados Unidos, para traer nuevas turbinas para el ensanche y capacidad de la planta.
 
Debido y por consiguiente, al estado económico y financiero de la Compañía, repartieron dividendos de $1.00 oro por acción, y esto con el sólo pago de $0.50 centavos por mensualidad por cada bombilla, no existían los llamados “contadores” y había familias, que pagaban dos bombillas, y tenían dos más por su cuenta.

Durante muchos años Cúcuta y algunos pueblos circunvecinos se vieron beneficiados por las Plantas Eléctricas de Duplat que fue la empresa más antigua de Cúcuta, y la Compañía Eléctrica de Cúcuta, que más tarde inició los trabajos en el Alto de Los Compadres de una hidroeléctrica, para así cubrir mejor las necesidades del fluido eléctrico y por lo más económico en comparación a las plantas térmicas.

La fundación de Centrales Eléctricas se debió a la contribución de Cúcuta con las instalaciones eléctricas que había comprado a particulares, y que eran “La Compañía Eléctrica de Cúcuta”, de propiedad de los Duplat, y “La Compañía Eléctrica del Norte”, sociedad anónima. También suministró los seis grupos de generadores Diesel de 1.000 kilovatios ubicados en el barrio Sevilla en 1955 y que fueron elevados a 2.500 kilovatios en 1959.

El 16 de octubre de 1952 fueron fundadas las Centrales Eléctricas de Cúcuta S.A., conforme a la escritura No. 3552 de la Notaría 8o. de Bogotá,  que inició operaciones el 3 de enero de 1953, con un capital inicial de $8.000.000, representado en 800.000 acciones de $10 cada una. Aportados en la forma siguiente: 51% el Instituto de Fomento Eléctrico, o sean $4.080.000; 39% el Departamento Norte de Santander, que aportó a esa sociedad las instalaciones de Sevilla que venían siendo operadas por las Empresas Municipales o sean $3.120.000; y el 10°/o los 15 municipios, o sean $80.000. Como gerente de la sociedad fue nombrado el doctor Carlos Valdivieso.

La nueva empresa adquirió en 1953 las instalaciones de la Compañía Eléctrica Duplat, procediendo a unificar los sistemas de distribución y a ampliar la planta diesel eléctrica de Sevilla con una unidad de 1.000 KW puesta en servicio a mediados de 1954.

En 1955, "Centrales Eléctricas de Cúcuta, S.A.", cambia su razón social por "Centrales Eléctricas del Norte de Santander, S.A.", mediante escritura pública 862 del 6 de julio de 1955, elevando su capital social a 15 millones de pesos, y conservando la proporción de los aportes de los accionistas. El objeto principal de esta empresa fue la extensión del servicio de energía eléctrica a todo el departamento.

Para atender el crecimiento de la demanda de energía, en el Departamento, se amplió la capacidad en 1956 con una nueva unidad de 1.100 KW y en 1959 con otra unidad de 2.500 KW, ubicada en el barrio Sevilla.

En 1957 la Centrales Eléctricas del Norte de Santander S.A., en asocio con el instituto de aprovechamiento de Aguas y Fomento Eléctrico (hoy ICEL), estudiaron, proyectaron y aprobaron la Central Térmica a Gas de Tibú, que vendría a reemplazar con una generación eficiente y económica los antiguos sistemas diesel que operaban en Sevilla. Es así como el 6 de enero de 1962, se dio en servicio la primera unidad de la Central y en marzo del mismo año entró en operación el segundo turbogrupo de la misma; quedando así la planta diesel eléctrica de Cúcuta, para emergencias.

En noviembre de 1961, la Electrificadora, adquirió los bienes de las empresas de energía Eléctrica de Pamplona y energía Eléctrica de Ocaña, incorporando sus activos al sistema de electrificación departamental, asumiendo el servicio mediante el montaje local de plantas diesel eléctricas y posteriormente con la extensión de líneas de transmisión a Pamplona 33 KV en junio de 1964, y a Ocaña 115 KV en 1968.

En 1965 entró en servicio la tercera unidad de la Planta Tibú. Se construyó la línea de interconexión a 33.000 voltios entre las subestaciones de San Antonio del Táchira (Venezuela) y la de Sevilla en Cúcuta, constituyéndose en la primera interconexión en América Latina. Se construyó la línea Tibú - Ocaña. En ese mismo año, entraron en servicio dos unidades de generación de 15 megavatios cada una, ubicadas en el corregimiento de Aguaclara municipio de El Zulia. En 1967 se prestaba servicio a 30 municipios de los 35 del Departamento.

Como complemento a la interconexión con Venezuela, se construyó en 1969, con la Compañía Anónima de Fomento Eléctrico de Venezuela, CADAFE, una nueva línea de interconexión a 115 KV entre las plantas termoeléctricas del Zulia y La Fría (Venezuela), para asegurar la continuidad del servicio y mutuas suplencias en casos de emergencia.

Para satisfacer el crecimiento de la demanda se adicionó la capacidad de generación de Centrales Eléctricas del Norte de Santander S.A. con dos turbogeneradores a gas ubicados en la concesión petrolífera explotada por la Chevron Petroleum Company en su campo de Río Zulia y la línea de transmisión a 115.000 voltios entre esta planta y la Subestación Sevilla, constituyéndose en este momento en la línea más larga a este nivel de tensión en Colombia. La primera de las unidades turbogeneradoras empezó a funcionar en 1969 y la segunda 1972.


Esta fotografía de Centrales Eléctricas fue tomada en 1972 cuando la empresa celebraba sus primeros 20 años. En ella podemos recordar de izquierda a derecha entre otros a: Germán Hernández Duplat, Argelino Durán Quintero, Hernando Barjuch Martínez, Carlos Pérez Escalante gobernador de la época, Hernando Ruán Guerrero, Numa P. Guerrero, Gustavo Vejar A. (parcialmente oculto) y Enrique Estrada V, gerente de la empresa en esa época.


En sus 60 años de fundada, 2012. Algo que ha caracterizado a Centrales Eléctricas de Norte de Santander (CENS) durante sus 60 años de historia es su autonomía empresarial, un valor que para el Grupo EPM ha sido fundamental para alcanzar el éxito y obtener el reconocimiento internacional.
El grupo antioqueño, accionista mayoritario de CENS, destaca que solo tres personas han ocupado la gerencia de la empresa de comercialización y distribución de energía eléctrica desde que se fundó el 16 de octubre de 1952.

Hernando Ruán, Enrique Estrada y Luis Alberto Rangel Becerra son los tres nombres estrechamente ligados a los resultados exitosos de esta empresa, que hoy en día presta el servicio a más de 400.000 usuarios en Norte de Santander, Cesar y Bolívar.

En la última década, CENS ha desarrollado importantes inversiones sociales el área de influencia por un monto estimado de $350.000 millones a través de programas de electrificación rural, expansión de redes, automatización de subestaciones, obras civiles y tecnología informática.

La compañía se ha convertido en el motor del crecimiento regional, proporcionado bienestar a su grupo de interés y generando cerca de 1.500 empleos directos e indirectos.

Luis Alberto Rangel Becerra

Luis Alberto Rangel Becerra, gerente de empresa filial de EPM, manifiesta que estas acciones han contribuido notablemente al desarrollo regional y al mejoramiento continuo de la calidad en la prestación del servicio de energía eléctrica. 

El economista destacó en el 2011, que la compañía creció de manera vertiginosa en esos últimos 20 años, al pasar de facturar $28.000 millones anuales a $32.000 millones mensuales. 

En el 2015 Luis Alberto Rangel Becerra, después de gerenciarla durante 27 años, dejó la empresa  Centrales Eléctricas de Norte de Santander, entidad a la cual le entregó 41 años de vida como economista. 

Lo reemplaza José Miguel González Campo, también economista, de 31 años, que se desempeñó 5 años como presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta. 





Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

2 comentarios:

  1. Excelente reseña. PORQUE LOS CAPITALINOS RESEÑAN COMO LA PRIMERA PLANTA DE GENERACIÓN LA DE Santader del Sur, la planta hidroeléctrica de Chitota en el año 1891 de apenas 119,36KW de DC.

    ResponderEliminar
  2. .....UNO DE LOS PILARES DE LA ELECTRICIDAD DE CUCUTA FUE DOMINGO IRWIN VALE QUE EN 1915 PASO A RUBIO, ESTADOP TACHIRA A FUNDAR LA ELECTRICIDAD EN ESA LOCALIDAD.....
    xxxxxxxxxxxxxx
    DOMINGO DIAS C.
    domingodias@gmail.con
    04147451008
    CNP 4042
    BARINAS, ESTADO BARINAS, VENEZUELA.

    ResponderEliminar