PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

sábado, 22 de octubre de 2011

53.- EL TUMBE DEL CAFE

Gerardo Raynaud D

En sus inicios como “país económico” Colombia se caracterizó por ser dependiente del cultivo y la exportación de café, por demás reconocido como el más suave que se produce y por esa razón, el de mayor demanda entre los fabricantes del aromático grano. Se sabe, además, que el café se introdujo al país por esta zona de la frontera patria en un cuento que los de esta comarca conocemos y que no es mi intención retomar. Cuando la producción de café se industrializó debido al volumen de las cosechas, los productores vieron la necesidad de agremiarse para obtener las ventajas que un esfuerzo conjunto produciría y es ahí cuando se decide crear la Federación Nacional de Cafeteros, institución que fue insignia de la nación durante muchos años y que mantuvo a flote la economía igual tiempo. El Norte de Santander es un departamento cafetero y por ende Cúcuta, su capital el centro de sus operaciones, esto es de acopio y distribución. Durante años los comerciantes asentados en la ciudad tuvieron la oportunidad de exportar el grano y a su vez de importar las mercancías que requerían las empresas y el hogar para su normal funcionamiento. Las grandes comercializadoras de comienzos de siglo veinte tenían en Cúcuta su mejor punto, toda vez que las exportaciones se realizaban a bajo costo por la ruta del lago de Maracaibo, a través del ferrocarril de Cúcuta y con destino final los Estados Unidos y Europa. De igual manera pero en sentido contrario llegaban las mercaderías de importación. Cuando el Gobierno Nacional en el año 1960 decidió abolir el puerto terrestre de Cúcuta como puerto de exportación de café, una grave crisis se presentó, tal vez la primera más importante después del terremoto de 1875 y de las cuales desde entonces, estamos acostumbrados los cucuteños.

Como sucede en todos los casos en que se imponen restricciones, surgen las correspondientes actividades subterráneas, es decir el mercado negro o el contrabando. Debo confesar que tenía mis dudas respecto del concepto de contrabando, por cuanto no estaba seguro del término utilizado por el gobierno de Venezuela relacionado con el “contrabando de extracción” pero ahora caigo en cuenta que fue en Colombia y específicamente en esta zona donde se conoció la actividad –aunque no el término- puesto que se perseguía con ahínco a quienes llevaban café al otro lado de la frontera, lo cual era ilegal, sólo que nunca lo denominamos “contrabando de extracción”.  Pues bien, esta actividad, bastante lucrativa por cierto, era tentadora para quienes laboraban en el campo del comercio del café especialmente el de mejor calidad llamado “excelso” que era el que comercializaba exclusivamente la Federación.

Por este tiempo, a mediados de 1957 un gran revuelo causó la desaparición de unos 45 mil sacos de café de 70 kilos que supuestamente estaban almacenados en las bodegas de la Federación en Cúcuta. Las bodegas estaban localizadas en las cercanías de la Estación Cúcuta del ferrocarril que entonces había dejado de funcionar. El 28 de junio se descubrió el faltante y la denuncia respectiva fue entablada por la Federación Nacional de Cafeteros y la Superintendencia Bancaria, ya que los sacos faltantes pertenecían al Fondo Nacional del Café por cuyo bodegaje se le paga una comisión a la Federación y la actividad es vigilada por esta institución. El denuncio fue formulado el 4 de julio por Pablo Emilio Castellanos contra Luis Fernando Uribe a quien se sindicaba del robo de 86 sacos de café excelso que fueron sacados, dicen los entendidos por una pequeña puerta que estaba recién construida.

Como el denuncio se formuló en la ciudad de Bogotá, de inmediato se nombró a los investigadores Guillermo Moncayo, magistrado del Tribunal Superior de Bogotá y Alirio Torres Leal, juez segundo de instrucción criminal quienes viajaron de inmediato a Cúcuta, ciudad que había sido identificada como el centro de operaciones del ilícito y que al parecer, se venía presentando desde antes del descubrimiento del delito. Simultáneamente un caso similar se descubrió en Santa Marta y los mismos investigadores están tras la pista de los malhechores. Parece que funcionarios de la Dirección de Aduanas y de las Administraciones de los Resguardos de Rentas están involucrados. Se estimaba en esa época que el fraude –no el contrabando- superaba el millón de pesos. En la costa atlántica se detectó un caso similar de desvío de café ilegal hacia Panamá y fueron detenidas varias personas, entre ellas Eulogio Echeverri, al parecer cabecilla de la banda.

Entre tanto en Cúcuta, el juez Torres dictó auto de detención contra un grupo de personas muy conocidas y prestantes en la ciudad y  de connotada pulcritud. La opinión pública se escandalizó al punto que consideraba en su momento que si alguna responsabilidad recaía sobre ellos sería por descuido y no por mala fe o intenciones oscuras. El hecho es que días más tarde, el juez de la causa fue cambiado y una nueva investigación fue emprendida por el juez 36 de instrucción criminal Edmundo Cifuentes Benavides y su secretario Alberto Ortiz Escovar. Los nuevos investigadores pudieron comprobar un faltante de 250 mil kilos que los detenidos argumentaron había sido por merma, cantidad verdaderamente fantástica según los entendidos pues se estima que la merma por variación de temperatura no es mayor de 1.5 kilos por saco. Los investigadores encontraron otros datos interesantes ya que de los 150 mil sacos almacenados en la bodega, el 30% estaba adulterado con café pasilla y granos de mala calidad lo que llevó a la conclusión de los investigadores que el café era cambiado dentro de la misma bodega, de la cual se extraía el café excelso para llevarlo a Venezuela. Se encontró además otras graves adulteraciones como la falsificación de las planillas de ingreso del grano que carecían de la firma del “Fiel” que era el empleado encargado de constatar las existencias y la calidad del café. La inspección ocular  realizada por los investigadores demostró que la puerta a que se hacía alusión no estaba construida para la fecha del ilícito y se constató además, que no hubo violación de cerraduras y que la puerta estaba trancada por dentro. En otra inspección se encontraron 10 de los empaques que correspondían al café perdido y se comprobó que los ladrones no tuvieron tiempo de reempacar los sacos de café concluyéndose que los involucrados sí habían participado de los hechos en el cambio del café. El auto de detención se dictó al amparo de la prueba directa y la confesión calificada de que disponían los investigadores. Terminada la diligencia, regresaron a Bogotá su sede habitual.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario