PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

miércoles, 19 de octubre de 2011

43.- SUCEDIO DURANTE LOS PRIMEROS MESES DEL 57 I

PARTE I/II

Gerardo Raynaud  D.
Esta crónica pretende retratar el quehacer cotidiano citadino del año 57 del siglo 20 recreando las situaciones y eventos más significativos de ese año, tanto en lo social y cultural como en lo económico, político, educativo y profesional. En lo personal, considero que el año de la referencia traza un hito en el desarrollo de la nación y es por esa única razón que marca el comienzo de  esta aventura literaria.
Empecemos por recordar cómo era la Cúcuta de esos días; la ciudad carecía de alcantarillado y por tal razón la administración municipal buscaba afanosamente firmar los convenios correspondientes con los organismos nacionales de saneamiento para iniciar los trabajos que posteriormente llevaran a feliz término la iniciativa que por fortuna se logró gracias a las buenas gestiones del entonces Instituto de Fomento Municipal Insfopal. Se pregunta uno, ¿entonces cómo se evacuaban las aguas, negras y blancas de la edificaciones existentes? Sencillamente las casas y edificios céntricos que fueron construidos durante los decenios de los cuarenta y los cincuenta tenían el moderno pozo séptico, porque las demás utilizaban la conocida letrina.
Hasta hace pocos años algunas de las viejas casonas de esa época que no han sido demolidas aún, cuentan con ese servicio y al respecto lo que más me ha llamado la atención de estos casos es que no estando conectados al sistema de alcantarillado las empresas de servicios públicos hayan estado cobrando el servicio hasta nuestros días.
Simultáneamente se proponía la pavimentación de algunos barrios que en ese momento estaban ubicados en la periferia de la ciudad, como el barrio Popular. Se proponía traer el pavimento de Venezuela, pues se argumentaba que era de mejor calidad que el suministrado por la Colpet y además, más barato a pesar que la cotización del bolívar estuviera en $1.80. Hoy nos estaríamos riendo pero entonces no sólo resultaba más económico sino menos problemático.
Como se había anunciado la visita del presidente Rojas y algunos de sus ministros para el mes de febrero y su entrevista con el presidente venezolano Pérez Jiménez varias obras fueron apresuradas para mostrar la mejor cara de la ciudad y entre ellas la que más se destacó fue la avenida Rojas Pinilla, una vía que unía el centro de ciudad con el aeropuerto Cazadero, lo que permitiría al presidente visualizar a primera vista, el imponente desarrollo de la ciudad, pues llegaría al gran hotel Tonchalá abierto apenas unos mese antes, en octubre del 56.
Después de la debacle política del 10 de mayo todo vestigio que recordara el nombre del “dictador” fue borrado literalmente de todos los recuerdos, de ahí que ahora esta avenida se llama Diagonal Santander. Es bueno recordar que la Diagonal Santander conectaba el aeropuerto no por la avenida octava de hoy sino que continuaba en línea recta por la “subida del Indio” como se conoce hoy la subida a la ciudadela de Juan Atalaya. Posteriormente se construyó la llamada “autopista al aeropuerto” en la prolongación  de la avenida octava siguiendo la vía que utilizaba la línea norte del Ferrocarril de Cúcuta.
Y fue precisamente en febrero de este año que la curia de Cúcuta inauguró la imponente iglesia de la Candelaria, al frente de la cual se nombró al R.P. Clavijo como párroco de almas que atendería a los feligreses de los tradicionales barrios Sevilla y Callejón y los nuevos construidos como el Colpet, por la empresa petrolera Colombian Petroleum Company para sus obreros ya que los de mayor rango tenían sus  hogares en otro de los barrios situados al oriente de la ciudad que era el Colsag. En este último barrio no se construyó iglesia alguna puesto que la mayoría de los “gringos” eran protestantes y realizaban sus cultos en templos o en casas que habilitaban para tales fines. Fue la comunidad la que tuvo que adaptar una capilla, bastante pequeña por cierto y sin mayores lujos para atender las necesidades espirituales de aquellos católicos que lo requerían. La capilla que se llamó Sagrado Corazón estaba ubicada en un lote que hoy queda diagonal al Parque Simón Bolívar que ya no existe en ese lugar y que para más señas fue trasladada a un costado donde está el Colegio Domingo Savio. Era párroco el R.P. Carlos Martínez un cura del que tendremos oportunidad de hablar en alguna otra crónica.
El auge constructor también se observó durante este período pues además de las construcciones de la petrolera la curia inició la edificación de una serie de casas para personas de escasos recursos, lo que hoy denominamos vivienda de interés social en un lote situado en el norte de ciudad y adquirido al señor Ernesto Vargas Lara y vecino de SENDAS el proyecto bandera del gobierno del general Rojas Pinilla y dirigido por su hija María Eugenia. El lote fue adecuado con la colaboración de los soldados del Batallón Santander, en ese entonces acantonado en la  ciudad, para facilitar el inicio de la construcción toda vez que se trataba de un proyecto de autoconstrucción en el cual los beneficiarios debían participar en las labores de albañilería; el proyecto fue diseñado y orientado por el recién nombrado Obispo de Cúcuta, monseñor Luis Pérez Hernández.
Posteriormente y durante los gobiernos del Frente Nacional los alrededores de este programa de vivienda sirvieron de centro para la construcción de las instalaciones del Servicio Nacional de Aprendizaje Sena. En una de esas casas funciona hoy en día el Centro de Migraciones, hogar de paso para quienes eran y aún hoy son deportados del vecino país por indocumentados.
De todas maneras, el general Rojas conoció de primera mano, durante esa visita, la última que realizó a la ciudad como presidente, la situación de los tugurios con sus problemas de miseria y salubridad, en un recorrido que hizo desde las zonas altas de la ciudad hasta La Garita, pero…en helicóptero por él mismo tripulado en un viaje de 35 minutos que realizó con el obispo Pérez Hernández.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario