PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

TERREMOTERO -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

martes, 25 de octubre de 2011

75.- CERVECERIAS DE CUCUTA

Luís A. Medina S. Y OTRAS FUENTES
Cervecería Santander a la derecha,  Calle 13 con  Avenida 6a. En ese entonces esa calle se conocía como la calle de la Cervecería Santander.
 CERVECERÍA SANTANDER
En la ciudad de Cúcuta se funda en 1912 la Cervecería Santander cuyas cervezas son Baviera, La Negra, Pilsen Extra y la oscura.
Los señores Marcelo Acuña, René Troconis, Gregorio Rodríguez Ch., José María Polanco, Teresa Briceño de Andressen, fueron los fundadores de la primera fábrica de Cerveza en Cúcuta, denominada “CERVECERIA SANTANDER” con maquinaria instalada en edificio propio, situado en la calle. 13, avenida sexta.
La fábrica comenzó plenamente su producción el 22 de noviembre de 1912, con una producción de 36.000 litros por mes. A los seis meses de estar funcionando y produciendo una cerveza excelente de buena calidad consumida por el público, la producción se elevó en 65.000 litros por mes.

La cerveza tenía un precio de 0.15 por botella. Contaba con maquinaria moderna, con cavas mantenidas constantemente a una temperatura de dos grados. La cerveza elaborada con materias primas importadas de Alemania y Estados Unidos de primera calidad. La fabricación de la cerveza estaba a cargo de un técnico alemán, y de ahí la excelente calidad y sabor.
Se producía cerveza “PILSEN EXTRA” de color claro y calidad superior al precio de 0.25 centavos la botella. Cerveza oscura marca “CHIVO” cuidadosamente elaborada al precio de 0.15 centavos la botella. Producía excelentes gaseosa fabricadas con esencias concentradas importadas, como la llamada “COLA CHAMPAÑA” de exquisito y agradable sabor, elaborada con agua completamente esterilizada con componentes importados de Alemania y Estados Unidos. En los expendios o tiendas se vendía al precio 0.05 centavos la botella. Producía bloques de hielo al precio de un peso el bloque y vendían hasta un cuarto y medio bloque.
El hielo lo distribuían a domicilio a negocios como el “Peti París”, situado en la avenida sexta con calles 10 y 11. La “Siberia” situado en la calle 10 avenidas 5a. y 6a. “El Detal”, situado en la avenida sexta esquina, con calle 11. “El Datal Sajonia”, situado en la avenida sexta, calles 10 y 11; y salones de familia, refresquerías y heladerías.
El capital social de la Compañía era de $84.000. La Junta Directiva estaba integrada así: Gerente, Don Manuel Guillermo Cabrera; Primer Vice-Gerente, Don Tito Abbo; Segundo Vice-Gerente, Arístides Osorio; Vocales, Adolfo Muller, Francisco Peñaranda Arenas.
Debido a que hay zonas en el país no muy bien cubiertas por ninguna de las empresas existentes nacen unas nuevas empresas. En Cúcuta en 1929 se construye  la Cervecería Nueva de Cúcuta que para 1931 se le fusiona la cervecería Santander creando una nueva sociedad, Cervecería Nueva de Cúcuta S.A. cubriendo el mercado de la zona con las cervezas Sajonia, Malta Cúcuta y Extracto de Malta.
CERVECERÍA NUEVA DE CÚCUTA
Surge nueva industria cervecera en Cúcuta. Teniendo en cuenta las necesidades de la ciudad en el campo de la industrialización, y debido al espíritu de asociación, al intenso como provechoso trabajo de emprender con la grandeza espiritual y empresarial de Cúcuta, con la capacidad sensitiva de hombres de lucha, con sensibilidad humana, ennoblecedora originada en observaciones de la vida cotidiana, con visual comercial, mirando siempre hacia el futuro promisorio sin detenerse en el presente, con base en la sicología económica y productiva; los señores Jorge Barco, don Luciano Jaramillo Marariaga, don Cayetano Morely, don Tito Abbo, don Humberto R. Fontana, don Luís Francisco Faccini, don Rodolfo Faccini y don Domingo Pérez Hernández, fundaron la “CERVECERIA NUEVA DE CUCUTA”, en el año de 1929, con un capital social de $150.000. Hoy, próspera y grande empresa BAVARIA S.A. que muchos ignoran cómo fue la iniciación de la Compañía, como también los hombres forjadores de la industria cervecera de aquellos adalides que tomaron parte activa en ella y en Cúcuta.     


Por ello, hacemos reminiscencia histórica con tan importante Empresa en Cúcuta, BAVARIA S.A. que tuvo como base primitiva en la Capital Nortesantandereana, “LA CERVECERIA NUEVA DE CUCUTA”.

Hemos querido, en nuestro trajinar periodístico e histórico, demostrar lo significativo y positivo de una Empresa, hechos que circundan en los hombres de industria, en su acontecer y devenir histórico del acaecer de la vida, meritoria, ilustrando en las páginas de “CITA HISTORICA”, el edificio primitivo de la Cervecería Nueva de Cúcuta, hoy BAVARIA S.A. en el año 1930.
LA HISTORIA
En 1912 fue fundada la primera fábrica de cervezas en Cúcuta, que funcionó en la calle 13 con avenida 6, con el nombre de Cervecería Santander, en el edificio que años después compró el benefactor de Cúcuta, don Rudesindo Soto, y regalara al departamento para un establecimiento educativo, donde funciona actualmente el Colegio Departamental de Bachillerato, como lo reseña el médico Pablo Emilio Ramírez Calderón, en su libro “Bavaria en Cúcuta, un súper estado dentro del Estado”.

La nueva cervecería empezó su producción a finales de septiembre de 1930, en edificio propio localizado en la periferia de la ciudad, aledaña al barrio Latino, hoy uno de los más céntricos de Cúcuta.

Ocupó un área de 30.000 metros cuadrados, de la calle 8 y novena y avenidas 0, 1 y 2, por los sucesivos ensanches iniciados en 1943, cuando fue adquirida por el consorcio Bavaria, después de haberse fusionado con la Cervecería Santander.
Desde la fundación de la Cervecería Nueva de Cúcuta en 1929 hasta 1944, año de su muerte, fue gerenciada por Jorge Barco, padre del ex presidente Virgilio Barco Vargas.
La fabrica empezó a crecer y expandirse, y a aumentar el número de los vecinos del barrio La Playa, empezando los problemas por la contaminación del aire por el hollín de las chimeneas, con grave perjuicio para la salud, los bienes, la ropa y los muebles de los vecinos, y la contaminación auditiva y olfativa, y la ocupación del espacio público, según lo relata Pablo Emilio Ramírez.
                              
Los conflictos con la comunidad se agudizaron en 1993, cuando la empresa decidió acondicionar una de las calderas para que trabajara con carbón mineral. Eso produjo una lluvia de reclamos por parte de la ciudadanía, ante diferentes organismo de salud del Estado. Todos esos problemas obligaron a las autoridades a ordenar el traslado total y definitivo de la fábrica de Bavaria, en 1997.
Otro plazo para el traslado se venció el 31 de diciembre de 1999, pero la fábrica se mantuvo. El Municipio otorgó hasta el 1 de julio de 2000 para el cumplimiento de las obligaciones por parte de la compañía cervecera. El compromiso adquirido con los trabajadores y la comunidad era que la fábrica ubicada en el Latino fuera trasladada a una zona industrial, dentro o fuera de Cúcuta.

 Centro de la ciudad y Barrio Latino. Se Aprecian las chimeneas de la Fábrica de Bavaria, la cual contaminaba este amplio sector central. Foto década del 90.
Finalmente el 17 de septiembre de 2001, a las 6:00 de la tarde, luego de 52 años de permanencia, Bavaria cerró la fábrica incrustada en el corazón de Cúcuta. Ese día 14 trabajadores quedaron cesantes, así como decenas de personas que dependían de manera indirecta de la empresa.

Al momento del cierre producía 1.060 cajas de cerveza por hora, 508.500 por mes, 28.800 hectolitros mensuales que dejaban retribución por impuesto de consumo al departamento Norte de Santander por $1.500 millones al mes.
El cierre obedeció a un proceso de reorganización que obligó al cierre de 8 de las 15 plantas que tenían en el país, dejando por fuera 1.134 empleados, que correspondían al 12 por ciento de todo el personal. Finalmente, la lucha del pueblo cucuteño para combatir la contaminación del medio ambiente perjudicial a la salud, producida por el hollín y las cenizas de la chimenea de Bavaria, había dado su fruto.

De la empresa Bavaria no quedó ni el edificio porque fue ´demolido´ con pólvora dejando allí el hueco para la construcción de un  parque. (Foto Archivo).

Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario