PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 14 de octubre de 2011

30.- CAMILO DAZA I

PARTE I/III

Tomado de Wikipedia y otras fuentes




Camilo Daza fue el primer colombiano que en el año 1919 manejó un avión, y es considerado el precursor de la aviación colombiana, y es toda una historia de vicisitudes y de glorias, por la grandeza de un ideal soñado y ambicionado, la aviación.

A pesar de haber nacido en una ciudad tan recogida como Pamplona, en 1898 y pasar la infancia en el aislamiento de La Caldera, una hacienda montañosa de las inmediaciones, Daza se haya unido desde el principio a la corriente universal sobre el desarrollo de la aeronáutica.

Su vida fue toda una vocación de vuelo. En 1907, tenía Camilo Daza ocho años de edad, cuando, en La Caldera, hacienda de su padre cerca a Pamplona en el Municipio de Mutiscua, arrancó un bastidor de una ventana, se lo sujetó por la parte de la espalda y se arrojó del tejado. La casa era de dos pisos y el golpe fue duro con el rústico piso, Camilo permaneció sin conocimiento toda una semana a consecuencia del golpe recibido. Se le fracturaron ambos brazos, la nariz empezó a deformársele y desde entonces conservó una cicatriz.

Camilo Daza tenía facilidad de comprensión de los artefactos mecánicos. A la edad de 13 años, construyó sólo un barco de vapor, que los vecinos de Pamplona admiraban viéndolo navegar en la pila de agua de la casa.

Sus padres lo matriculan en la Escuela Industrial de Tarrasa, cerca de Barcelona. Allí entre los muchachos, el tema consistía en la aviación, y Camilo se enteró de que había un piloto que había realizado la hazaña de atravesar el Canal de La Mancha. Conoció también un piloto español, Salvador Elila, que en un aparato construido por él, se elevaba los domingos sobrevolando el Parque de Montjuich. Se hicieron amigos y Camilo se entusiasmaba más y más. Ya sus padres, le habían manifestado su horror por una profesión que siempre iba aparejada con la muerte, y le retiraron los auxilios para que así desistiera.

Camilo no desistió y sigue estudiando con el fin de sostenerse y a la vez ahorrar unas pesetas, se empleó como camarero en un hotel, luego en una panadería, por último como obrero en una fábrica de botones. La falta de auxilios de sus padres, no lo obligó a desistir de sus propósitos y fue así como en1919, fue el primer colombiano que manejó un avión, y en marzo de 1920, obtuvo de la Curtis el diploma de piloto y de mecánico de aviación.

En España adquiere un avión al que le dio el nombre de Santander, que vendría a ser la primera máquina de su género conocida en Colombia, cuyo primer vuelo se realizó el 2 de septiembre de 1922 en Cúcuta.

Primera empresa de Aviación: El avión Santander

Posee el Norte de Santander  la supremacía de que en su territorio se hubiera constituido la primera empresa cuyo objeto era el desarrollo de la aviación. Fue la Compañía Nortesantandereana de Aviación, constituida por cincuenta socios; parientes y familiares de Camilo, admiradores y amigos.

Cuando fueron los empresarios a donde el padre de Camilo a solicitar su aporte para la empresa de aviación, él respondió con estas palabras: Qué más quieren ustedes que contribuya, yo pongo el muerto.

Felizmente Camilo se encargó de desmentir el pesimismo de su padre y con vocación y capacidad, salió airoso con la Empresa Nortesantandereana de Aviación, empresa con un capital social de $5.000 oro, con el cual Camilo viajó a España a adquirir un avión. Lo adquirió y fue armado con licencia de la fábrica francesa Guadron con motor Salmson, de ochenta caballos de fuerza.

Camilo viajó a España acompañado del copiloto Joaquín Cayón, a quien Camilo solicitó su ayuda para escoger el tipo de avión, para posteriormente llevarlo a Cúcuta, después de realizar pruebas de rigor sobre la máquina y conocer su funcionamiento. El avión así adquirido, conocido y probado su funcionamiento, fue totalmente desarmado por el propio Camilo y su ayudante, quien estaba al tanto de todos los detalles de la máquina y su funcionamiento. Una vez desarmado fue empacado cuidadosamente en cajas de madera y embarcado hacia Curazao, en el mismo barco viajó Camilo rumbo a Colombia.

Era intención de Camilo armar el avión en Curazao para traerlo en vuelo directo a Cúcuta, con escala en Maracaibo, Venezuela. Después de desempacado, armado el avión y hacer algunas exhibiciones en Curazao, declaró en la isla que el avión iba a ser el primer avión comercial colombiano. Realizada la exhibición del vuelo en la isla, surgieron las dificultades de aprovisionamiento de gasolina y otros factores como la capacidad del tanque de combustible que era demasiado pequeño para el radio de acción del vuelo de Curazao a Maracaibo, y de esa manera el proyecto de Camilo se vio frustrado. Ante tales dificultades se procedió a desarmar el avión y a empacarlo cuidadosamente y embarcarlo rumbo a Maracaibo en tránsito para Cúcuta, Colombia.

Llegado el barco al Puerto de Maracaibo, Camilo procede como era su propósito, a desembarcar y armar el avión para llegar a Cúcuta piloteando su avión. Empero, surge un episodio perjudicial para Camilo. El gobierno de Venezuela del entonces dictador Juan Vicente Gómez, pensó que el avión iba a ser utilizado por los enemigos del gobierno, para bombardear el palacio presidencial. Y cuando el avión estaba listo para emprender viaje a Cúcuta, se hizo presente un pelotón de soldados armados que de inmediato apresaron a Camilo e incautaron el avión. Llevado Camilo Daza por los soldados al General Gómez, éste, ordenó sacarlo inmediatamente del país, después de un interrogatorio donde él explicaba cual era el propósito como aviador de llevar el avión a Colombia, para darle impulso a la aviación comercial, razones que no fueron aceptadas. Dejado en libertad e incautado el avión, le ordenaron abandonar el territorio venezolano antes de veinticuatro horas. Salió Camilo en una motocicleta facilitada por un compatriota de Maracaibo con rumbo a Cúcuta, dejando el avión a la intemperie cerca del Lago de Maracaibo, expuesto a las inclemencias de la naturaleza y los efectos corrosivos de la brisa marina.

Llega a Cúcuta y denuncia lo sucedido en Maracaibo y el atropello del cual fue víctima, y de inmediato se trasladó a Pamplona, a solicitar de sus paisanos, amigos y familiares apoyo para la devolución del avión. Se dirigió entonces al Ministerio de Relaciones Exteriores para que el gobierno hiciera directamente la reclamación al gobierno de Venezuela, de Cancillería a Cancillería. Le escribió al amigo y pariente, presidente de Colombia de esa época, el General Ramón González Valencia, reclamación que exitosamente culminó con la entrega del avión después de más de un año del incidente e incautación del avión.

A fines del año 1921 el Gobierno de Venezuela, hace entrega del avión que ya había sido desarmado sin técnica, ni cuidado y empacado desordenadamente y lo embarcaron rumbo a Colombia vía Puerto Villamizar para luego ser embarcado en ferrocarril y transportado a Cúcuta. Llegado el avión a Cúcuta y faltándole algunas piezas para complementar la empresa de Camilo. Piezas enmohecidas, el fuselaje oxidado, el caucho podrido de las ruedas, podrida la lona de las alas y el motor casi inutilizable.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario