PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 14 de octubre de 2011

21.- CUCUTA, LA FRONTERA VERSATIL

Rafael Canal

Cúcuta es una ciudad única en el mundo. Lo digo por su originalidad urbanística, política y humana.

El saludo mañanero es mas o menos así: ¿Ole, como amaneció?
 
Bien, gracias.

No, ¿Qué a como amaneció el bolívar?

La integración entre colombianos y venezolanos es única y ejemplar en una ciudad fronteriza.  No conozco ninguna frontera  en el mundo donde exista menos discriminación  y rechazo social, que entre venezolanos y colombianos de la frontera. Es más, existe mas alejamiento entre cucuteños y  los ocañeros, que entre los cucuteños y los del Estado Táchira.

Me acuerdo que cuando yo tenía 15 años, el Director de Tránsito de Cúcuta, Sr. Jorge Rangel, me dio mi primer licencia para manejar, que solo era válida para conducir en el Norte de Santander y en el Estado Táchira de Venezuela.  Así eran las cosas.  Todos los meses tenía que ir a la Secretaría de Tránsito, donde la señora Blanca de Lamk, para que  me validara el original “pase”.

El 45% de los pobladores del Táchira, eran colombianos o descendientes de nuestros paisanos.

Los fines de semana era muy común asistir a fiestas en San Cristóbal, con los Melódicos o con la Billos, y que ellos viniesen a rumbear con Manuel Alvarado en los clubes de Cúcuta.  Nosotros pasábamos la frontera más rápido y fácilmente, que para los palmireños  ir a Cali. Íbamos a comer un helado, que eran muy sabrosos.  Cambiábamos cheques en los diferentes supermercados de San Antonio, o de Ureña.   Firmábamos vales en algunos establecimientos. Todo el mundo continúa siendo amigo o conocido. Menos los policías y la famosa PTJ.

Esa amistad nunca se dañó, ni con el famoso episodio de la Fragata Caldas, ni con la maravilla del Chávez, a pesar de que ha hecho todo lo posible.  Los cucuteños sabemos distinguir muy bien entre los políticos, los militares venezolanos y los habitantes de la frontera.

A pesar de Chávez y la voladura de los puentes,  que fue para nosotros como una patada donde sabemos.  Y el pretexto fue lo peor, porque el rio Táchira en ese lugar no llega ni a los tobillos (el agua es un poco fría) y los puentes eran tan frágiles que nunca soportarían el narcotráfico. Con menos de una tonelada de coca se hundirían esos puentes sin necesidad de dinamita. El narcotráfico va por avión o en camiones que pasan la frontera sin ningún tropiezo. Eso lo sabemos todos. De otra parte, si es que existen los paramilitares colombianos en Venezuela, puede estar seguro Sr. Chávez, de que nunca pasarían por esos puentes. Nunca fueron utilizados para esas cosas. Eran simples puentes como los que se utilizan entre pueblos colombianos que tienen un río de por medio. Entonces, ¿para que los tumbó? Nos imaginamos que para molestar, o para mostrar la alta tecnología de las FFAA venezolanas. A lo mejor lo hizo para mostrar su soberanía.

En lo económico, Cúcuta ha aprendido a bailar al ritmo que le pongan las circunstancias.  Hemos pasado momento difíciles, como por ejemplo cuando el cambio del bolívar pasó de $17.50 pesos por 1 Bolívar, a solo $ 5.oo por Bolívar en un fin de semana. El comercio se fue al suelo. La gente en Cúcuta tenía que hacer ollas comunitarias para poder comer. Fueron muchos los cucuteños que se fueron para Caracas y para Bogotá, Medellín y Barranquilla.  Algunos regresaron, pero otros se quedaron para siempre. El tiempo de recuperación fue largo, pero la lección se aprendió para siempre. Y ahora comerciamos con el Bolívar a menos de Col. $ 0.50.

Según las circunstancias, aprendimos a comerciar formalmente o de contrabando.  Formalmente con una infraestructura apropiada con mas de 25.000 almacenes y en exportaciones con un sólido montaje que se fue haciendo poco a poco. De aquí para allá, o de allá para acá. Con bolívares, dólares, alimentos, gasolina, electrodomésticos, artículos de ferretería, carros y sus  repuestos, confecciones, drogas y otras cosas.  (Diablitos, queso chiwis, pastas, cocosettes, y hasta cigarrillos, etc.).

Pero Cúcuta siempre a sabido salir adelante. Muchas veces con la absoluta indiferencia del gobierno central.

Así es como hoy, a pesar de Chávez, la economía cucuteña aunque golpeada, trata de mantenerse decorosamente.

Es una lástima decirlo, pero el contrabando de aquí para allá se ha multiplicado drásticamente y gracias a esta circunstancia se mantienen muchas empresas del interior del país. Digo que lástima, porque por culpa de Chávez, esos productos se exportaban legalmente, ahora los  vecinos venezolanos las compran más caras por el tipo de cambio.  Pero las siguen comprando y cada vez, mas. No tienen alternativa. Lo malo es que con esta modalidad se excluye a mucha gente y no se pagan impuestos.

En lo militar, en la región entendemos que gracias a Uribe que firmó el tratado con USA, no entramos en una loca carrera armamentista que no hubiésemos podido igualar y trancamos de un totazo la anhelada y anunciada guerra de Chávez.  Nosotros los cucuteños sabemos que los aviones, tanques y armas, las compró Chávez para la guerra contra nosotros.  Eso no lo tienen claro en el interior del país. ¡Ingenuos!

Bases gringas hay 180 en el mundo y las hay  en Panamá, en Cuba, en Puerto Rico, en las Antillas y especialmente en Aruba, muy cerca de Venezuela. En un súper portaviones en el Atlántico. Muchas de ellas más cerca de Caracas que las nuestras.

Para Chávez ya no tiene sentido haber invertido fabulosas sumas de dólares en aviones rusos, puesto que no pueden bombardear las bases aéreas colombianas sin que de pronto una bomba caiga sobre un avión gringo y ahí si se forma la grande. De otra parte es claro que con los radares de los aviones gringos, nuestros viejos y repotenciados K-fir, son mucho más certeros que los nuevos y costosos Sukoy. Eso es lo que tiene furioso a Chávez.  Se le complicó la guerra. Porque el armamento no es para Ecuador, ni para Aruba y mucho menos para Brasil.

Cuando hablo con la gente del interior (Bogotá) que no tienen el problema en sus narices, ni los tanques de guerra a 10 minutos de nuestras casas en Cúcuta, me parece absurdo que hablen en contra del tratado. A veces pienso que si yo fuese de Popayán, pues de pronto estaría en contra de ese tratado por ser los gringos como son y por no apoyarnos ni con el TLC.

Ustedes se imaginan que hubiésemos tenido el TLC hace dos años?  Se abrían venido unas 2.000 empresas venezolanas para Colombia y muchas estarían en nuestra Cucutica. De hecho se vinieron una 150, sin TLC y gracias a Chávez.

Urbanísticamente Cúcuta es una ciudad muy especial.  Su diseño, y sus calles amplias, llenas de árboles son únicas. Como será que cuando alguien pregunta dónde queda algo, le indicamos las señas “por la sombrita”. Quiero decir, por las calles más arborizadas. El Malecón, la Diagonal Santander, la emblemática calle 0 única en el mundo, el túnel de arboles de Los Faroles, la autopista a la frontera, el indio motilón, etc.

 Lo más importante: Los cucuteños. Por eso te quiero y te llevo en el alma.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario