PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 24 de octubre de 2011

64.- CUCUTA, ZULIA Y GUAIMARAL…..PERSONAJES HECHOS TERRITORIOS

Ana Mercedes Suarez y otras fuentes


Historia de una nación fuerte y poderosa. La pujanza y empuje de los cucuteños son sólo dos características que los identifica donde quiera que vayan. Desde los tiempos remotos, cuando el cacique Cúcuta habitó la tierra en compañía de Zulia y Guaimaral. Empezó a demostrarse que Cúcuta era más que un nombre. La historia muestra tres fuertes personajes de quienes muy pocos conocen su origen.

Por ejemplo, al mencionar Zulia, muchos se sumergen imaginariamente en uno de los ríos más importantes o se trasladan a la tierra del rampuche. Otros piensan en una de tantas indígenas que habitó este territorio. Pero no conocen su verdadera historia. Igual sucede con Cúcuta y Guaimaral, este último, un príncipe marinero, quien comandó expediciones en medio de caudalosos ríos.

 Guaimaral es un nombre del que pocos se atreven hablar. Sólo se limitan a mencionar que es una de las principales avenidas de la ciudad, y otros aunque reconocen que fue un indígena, no conocen su legado. De Cúcuta, algunos piensan que el nombre se lo dio su fundadora. Mientras que hay quienes recuerdan que fue un cacique. Entre palabras y recuerdos la imagen de estos primeros habitantes de la ciudad queda en el olvido porque su origen se ignora.

Guaimaral y Cúcuta. Guaimaral fabricó una piragua y en una de esas travesías se encontró algunas frutas y se dio cuenta, según relata la historia, que estaba en los terrenos del cacique Cúcuta, que en ese entonces habitaba uno de los valles más ricos de la región. Se conocieron Guaimaral y Cúcuta y sellaron una alianza. Para cumplirla enviaron emisarios a los indios Bocalemas, Guanes y Labatecas, para que expulsaran a los usurpadores de sus tierras.

Mientras se esperaba el desarrollo de los planes trazados, Guaimaral dispersaba su impaciencia, mientras se imaginaba cómo sería el territorio cucuteño. Esa pequeña nación era entonces un territorio plano, fértil, cálido y pintoresco, bañado por caudalosos ríos. Sin lugar a dudas, Cúcuta era un hombre de paz, pero siempre demostró lo contrario hacia los españoles, especialmente cuando se trataba de defender la tierra.

 De otra parte, las mujeres que Cúcuta le otorgó a Guaimaral se encargaron de alegrarle sus horas de ocio. El apuesto príncipe no ocultó su gusto por una de ellas, Machita, con quien contrajo matrimonio, pero con consentimiento previo del padre de la prometida. La unión reforzó la alianza pactada, pero tardó en su consolidación por los rencores y ambiciones que existieron en los territorios.

 La princesa Zulia. La tristeza invadió los territorios de Cúcuta y Guaimaral con la muerte de Machita, la esposa de éste último. Vinieron tiempos difíciles, pero el duelo se interrumpió con una expedición que comandó el cacique Cinera, quien cayó en uno de los combates.

La muerte de Cinera fue una pérdida irreparable para sus hombres, sin embargo, su hija, la bella princesa Zulia se dirigió en ese momento al lugar de la batalla, pero los enemigos huyeron. La princesa Zulia, hija del famoso cacique Cinera, gobernador de una federación de tribus ubicados en el actual departamento Norte de Santander, de la República de Colombia, era conocida por sus cualidades; físicas y morales; era de un temple formidable y de un valor a toda prueba; su padre luego de enfrentarse a los españoles muere valerosamente y la princesa Zulia al enterarse de la muerte violenta de su padre, con los ceremoniales de costumbres con que se honraba y sepultaba a las gentes principales de su tribu, enterró a su padre; pero sobre sus restos juró vengar la muerte de su progenitor.

Posteriormente Zulia asumió el gobierno y se dedicó sin descanso a la reorganización del ejército de su padre y solicitó apoyo de los indios Cúcutas, Chitareros, Bochalemas y Labatecas. Su nombre traspasó las fronteras de su país e investigó las tácticas de guerra de los invasores y luego les quitó los caballos.

Posteriormente Guaimaral emprendió camino durante dos jornadas al frente de su tropa de cucuteños y se encontró con el territorio de los Cineras, donde se encontró con Zulia, quien se sintió impactada con el guerrero Guaimaral. Zulia se emocionó con la presencia del príncipe, sin saber que la unía a él la entrega incondicional de todos sus bienes. Cuenta la leyenda que Guaimaral, hijo del también legendario cacique Mara, en peregrinaje cerca de Pamplona  se casó con la hermosa india Zulia, a la que amó locamente.

 Luego, entre los dos decidieron preparar el ejército para enfrentarse a la guerra. El grupo se dividió en dos, el primero comandado por Zulia estaba conformado por los Guanes, Surataes, Labatecas y Cáchiras. Y con Guaimaral quedaron los Bocalemas, Chitareros y los Cúcutas. En este ejército había más de siete naciones representadas y el nombre genérico a partir de ese momento fue el de Motilones. Pero desgraciadamente Zulia murió en un encuentro con los conquistadores.

Muy triste, regresó Guaimaral a los dominios de su padre bautizando ríos, pueblos y regiones con el nombre de su amada y se estableció en un extenso valle. Posteriormente fundó un caserío que se llamó Zulia, en honor a su compañera de guerra.



Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

1 comentario:

  1. Le agradesco tenga como empuje cucuteno el pregonar la historia autoctona de nuestra querida tierra. Me podria decir las fuentes donde encontro esta historia de los Motilones? Mi correo es Cielo2259@aol.com

    ResponderEliminar