PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

viernes, 14 de octubre de 2011

27.- ILUSTRES DESCONOCIDOS

Ana Mercedes Suárez Ospina Jefa de Redacción (Investigación y redacción basada en el libro Hechos y Personajes. Una publicación del diario La Opinión. Año 2000. Recopilación hecha por Miguel Palacios).

Cúcuta, la siempre noble, leal y valerosa se enorgullece de ser cuna de personajes ilustres que pasan inadvertidos, pero que aportaron su grano de arena al fortalecimiento de la ciudad. Todos los días los cucuteños atraviesan lugares con nombres de seres ilustres, que no necesariamente fueron próceres como Francisco de Paula Santander, y es en estos sitios donde el nombre de ellos se repite en la mente de quienes los asisten, pero pocos los conocen de verdad. Camilo Daza, Erasmo Meoz, Rudesindo Soto, Manino Escobar, son sólo algunos de esos personajes que forman parte de la historia de la capital nortesantandereana y que su nombre está en distintos sitios de la ciudad, a manera de homenaje.

Camilo Daza Álvarez. Nació en Pamplona (Norte de Santander), se le considera el pionero de la aviación en el país. A los 12 años tuvo su primera experiencia con las alturas, cuando construyó un artefacto con dos alas y tela y lo hizo volar, encerrado en un galpón de su casa. Una de sus hazañas más grandes fue la de volar desde Cúcuta a Pamplona, acción en la que utilizó su audacia y pericia. En esa ocasión aterrizó en medio de un cerezo y evitó una tragedia. También voló a Salazar y Bucaramanga, registrando el mayor número de viajes aéreos en la década de 1920. Al aeropuerto de Cúcuta lo bautizaron con este nombre, en honor al primer nortesantandereano que piloteó un avión.

Rudesindo Soto. Los historiadores consideran como uno de los benefactores más importantes de la ciudad. Su vida la dedicó al comercio y a las actividades financieras, que le permitieron abrir negocios en Venezuela y Estados Unidos. Al lado de su esposa, Amelia Meoz de Soto, inició la recuperación del antiguo hospital San Juan de Dios (ubicado frente al parque Colón), por este hecho, recibió la condecoración Cruz de Boyacá, en 1938. La labor de Rudesindo Soto mereció que sitios de la ciudad llevarán su nombre, por ejemplo, el antiguo reformatorio de menores, ubicado en la calle 10 con avenida Cero, (hoy en día el parque al lado de Telecom), pero el más conocido es el hospital Mental, dispensario antituberculoso AMELIA, el nombre Amelia, puede pasar inadvertido, pero la labor de esta dama cucuteña estuvo ligada a la de su esposo, Rudesindo Soto. Amelia, era hermana de Erasmo Meoz. Amelia Meoz de Soto y Rudesindo Soto, no tuvieron hijos. Ella siempre estuvo al lado de su esposo en las obras sociales. Su labor a favor de las clases menos favorecidas, y la lucha por preservar la salud de quienes lo necesitaban, merecieron que el Dispensario Antituberculoso Amelia llevara su nombre, ella al lado de su compañero fiel, financiaron la obra. Infortunadamente, del Dispensario Antituberculoso (ubicado en el barrio Loma de Bolívar), solo queda el edificio en mal estado, porque desde hace años dejó de prestar sus servicios.

Erasmo Meoz . Nació en Cúcuta. Cuando cumplió 20 años, y años después del terremoto del 18 de mayo de 1875 que destruyó la ciudad, viajó a Venezuela, donde adelantó estudios de medicina. Regresó a su ciudad natal y de inmediato ejerció su profesión. Los primeros casos que atendió fueron los de la epidemia de fiebre amarilla, que en 1894, causó numerosos muertos. Fue médico del antiguo hospital San Juan de Dios, allí dio al servicio el pabellón de maternidad. Atendió a los heridos de la batalla de Peralonso (1899). Su labor al frente de la medicina mereció el reconocimiento para que el hospital de la ciudad, llevara su nombre.
 
Eduardo Ramírez Villamizar. Es uno de los cultores más reconocidos del Departamento. Nació en Pamplona, considerado una de las figuras de primer orden en la escultura internacional. Arquitecto de la Universidad Nacional, perteneció a la Escuela de Artes de este centro educativo, ganador en varias ocasiones del Salón de Artistas Colombianos. Escenarios como la Universidad Nacional, Centro de Convenciones, World Trade Center, Parque Nacional (Bogotá) tienen como atractivo sus esculturas. En Cúcuta, permanecen algunas de sus esculturas. Pero donde más se le recuerda, es en Pamplona, su tierra natal, donde el principal museo de esa ciudad, lleva su nombre.

Jorge Gaitán Durán. Las letras nortesantandereanas tuvieron mucho que contar a través de la pluma impecable del pamplonés Jorge Gaitán Durán. Sus primeros artículos fueron sobre crítica de cine. Pero empezó en forma cuando publicó el libro Insistencia en la tristeza, posteriormente vendrían, Presencia del hombre. Fue periodista, poeta, cuentista y ensayista. Otras de sus composiciones son: Asombro, Amantes, Sé que estoy vivo, Luz de mi carne, entre otras. Fundó la revista Mito, que generó la promoción de poetas colombianos, a la que se le llamo GENERACIÓN TRUNCADA. El puente que conduce al barrio San Luis, y el área cultural del Banco de la República de Cúcuta, llevan su nombre. Igualmente el Departamento, en su honor realiza cada año el Concurso Nacional de Cuento “Jorge Gaitán Durán”.

Elías M. Soto El maestro Elías Mauricio Soto, fue uno de los músicos que más glorias le dio a la región. Nació en una hacienda cerca de Cúcuta. Inició sus estudios de piano con los maestros Juan de Dios Bustamente y Julio Rueda. Formó parte de la Sociedad Filarmónica de Cúcuta, fue director de bandas de música de Norte de Santander. El tema más significativo es el bambuco Las brisas del Pamplonita, aunque la letra es del músico cucuteño Roberto Irwin, el maestro Soto se encargó de la música. Igualmente compuso valses, pasillos, entre otros. El homenaje que la ciudad le rindió a Elías M. Soto, fue bautizar el puente sobre el río Pamplonita, con su nombre. Este paso elevado tiene seis carriles y es el más amplio del Departamento.
 
Julio Pérez Ferrero. Nació en Cúcuta y vivió de cerca el horror del terremoto del 18 de mayo de 1875. Se destacó como pedagogo, periodista, historiador y educador. Perteneció a la junta que emprendió la construcción del ferrocarril. Estableció la biblioteca departamental, que lleva su nombre. El edificio funcionó primero en la calle Novena entre avenidas Tercera y Cuarta, frente al Parque Nacional, posteriormente los servicios de consulta se prestaron en la sede de la calle Quinta con avenida Tercera (antiguo Instituto de Cultura). En 2000 la nueva biblioteca, que se levantó en el antiguo hospital San Juan de Dios, entre las avenidas primera y segunda y las calles 12 y 13, abrió las puertas al público y es el resultado de una obra de restauración arquitectónica.
 
Arnulfo Briceño. El músico y abogado Arnulfo Briceño Contreras, nació en Arboledas. Mientras estudiaba derecho, en la Universidad Libre, en Bogotá, manejaba taxi y daba serenatas. Estudió pedagogía musical en la escuela de artes de la Universidad Pedagógica Nacional. Participó en los concursos Buscando una estrella, y Camino a la gloria. Su composición más conocida es Ay mi llanura, que le mereció el premio Centauro de Oro. De su repertorio forman parte: A quién engañas abuelo, Adiós a mi llano, Canta llano, Linda Cúcuta, Muchachita cucuteña, Amo, Fuiste tu, entre otras. Cúcuta le rindió homenaje con una escultura del maestro Ramón García-Herreros, ubicada en la avenida Libertadores con avenida Gran Colombia, y que se convirtió en la Glorieta Arnulfo Briceño.

Eustorgio Colmenares Baptista. Nació en Cúcuta. Estudió odontología en la Universidad de Antioquia. Tuvo afición por el deporte, especialmente por el fútbol y básquet. Fundador del diario La Opinión, al que le dio impulso y lo ubicó en uno de los primeros lugares, gracias a la implementación tecnológica. Renovó los equipos existentes. Se vinculó a la fundación de la agencia de noticias, Colprensa, y formó parte de la junta directiva de Andiarios. Murió asesinado en 1993, su muerte causó rechazo desde los estamentos nacionales y regionales. Este hecho aún permanece en la impunidad. El nombre de Eustorgio Colmenares lo llevan el Coliseo Menor, Colegio Municipal, El Salado, salón de juntas de la Gobernación, los auditorios de la Universidad Francisco de Paula Santander, Centrales Eléctricas y el Parque Infantil (Chinácota).

Manino Escobar. El entrenador Jorge “Manino” Escobar, es considerado el padre putativo del fútbol aficionado en el departamento. No se tiene un dato exacto del lugar y fecha de su nacimiento, pero tenía las características típicas del cucuteño: mamagallista y directo en el trato. Fue el pionero de los árbitros en Norte de Santander. Además era masajista y sobandero, también arreglaba balones. Vivió en la calle Quinta, entre avenidas Octava y Novena. Formó jugadores como Enrique “Terremoto” García, Luis Eduardo “Gallito” Contreras, Jorge “Chema” Méndez, entre otros. Tenía la fama que los equipos que entrenaba los ubicaba campeones. Como homenaje, la cancha de fútbol, contigua al estadio General Santander, lleva su nombre.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

1 comentario:

  1. Realmente es importante tu aporte, sirve para reconocer una buena identidad sobre el desarrollo intelectual e histórico que dio lugar al nombre de diferentes sitios de importancia de la ciudad.

    ResponderEliminar