PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

lunes, 24 de octubre de 2011

66.- ORIGENES DEL NORTESANTANDEREANO

Por determinar

Durante la época precolombina, el territorio de este departamento estaba habitado por indígenas Chitareros de ascendencia Chibcha, y por los motilones, descendientes de los Caribe, que se refugiaron en la serranía del mismo nombre, donde aún permanecen algunos grupos. Estas dos familias ocuparon las riberas de los ríos Zulia, Tarra y Sardinata.

La raza nortesantandereana tiene un doble origen: indígena, por parte de los motilones y chitareros, y de raza blanca mayormente por parte española, o emparentados algunos con el alemán Ambrosio Alfinger, quien fue el primer conquistador en pisar estas tierras. Actualmente la región está poblada por indígenas Motilones al norte del río Catatumbo; los Tunebos, en las riberas del río Margua; así como colonos, campesinos dedicados a la agricultura y población urbana, en su gran mayoría mestizos.

Con la llegada de conquistadores a continente Americano, el primer europeo que pisó el territorio de Norte de Santander fue el alemán Ambrosio Alfinger, quien en 1530 salió de Coro (Venezuela) con una tropa de aventureros e invadió territorio oriental e inexplorado de la recién creada gobernación de Santa Marta. Alfínger, en busca de El Dorado, llegó al área de asentamientos indígenas llamada Tamalameque, a orillas del Río Magdalena donde mantuvo enfrentamientos y sometió a varias tribus, devastándolas como el caso de la tribu de la nación Chimila. Luego siguió a Girón, en Santander, recorrió de sur a norte la Provincia de Ocaña y regresó luego al Norte por los Páramos de la extinta Provincia de Pamplona para ser asesinado por el indio Chimila apodado "Francisquillo" en Chitacomar en las afueras del actual municipio de Chinácota, en un combate con indios Chimilas y Chitareros. Muerto Alfínger, Pedro de San Martín tomó el mando de la tropa y con ella regresó a Coro pasando por el territorio de Cúcuta.

Las tierras de este departamento de Norte de Santander, habitado por numerosos grupos indígenas como los cúcutas en el área de Cúcuta, los chitareros en Pamplona, los mosquitos en Ocaña, entre otros. Entre las primeras expediciones de los conquistadores en este territorio fue la de Iñigo de Vasconia en 1531; en 1541 la región fue explorada por Hernán Pérez de Quesada.
  
La expedición de Pedro de Ursúa, en 1547, estableció los primeros asentamientos e inició el poblamiento de Santander. Los distritos de Aspasica, Brotaré (Cúcuta), Carmen, Convención, La Cruz (Abrego), Ocaña, San Calixto y Teorama pertenecían a la provincia de Ocaña y al ser suprimida fueron anexados a la de Mompox. En 1857 al crearse el estado de Santander pasaron a formar parte del mismo, junto con las provincias de Socorro, Pamplona y el cantón de Vélez. El departamento de Norte de Santander fue creado por Ley 25 de 1910, segregando su territorio de Santander.

2010 es el año de la celebración del Centenario del Norte de Santander, y la historia cuenta las razones por las cuales el Gran Santander, territorio madre, rico, guerrero, autónomo, terruño de hombres y mujeres inteligentes, con liderazgo y reconocimiento nacional, poderosos políticamente, fuertes en lo económico, buenos negociantes y emprendedores, agresivos en lo social y con fuerte arraigo cultural; con una élite educada, fue partido en dos territorios de acuerdo a los intereses de los dirigentes liberales y conservadores del momento.

Cuál fue el camino que siguió cada porción del territorio, qué los volvió tan diferentes y cómo y por qué perdieron ese empuje y tesón que les era propio, requiere conseguir que los estudiosos y conocedores de los tiempos y sucesos aporten las respuestas que nos llevarán a entender por qué celebramos estas efemérides.

El Norte de Santander debe responderse estas preguntas, para así mirar el futuro con el orgullo de reconocerse a sí mismo como un departamento lleno de posibilidades en todos los aspectos y con muchos sueños por definir y cumplir, de manera que los próximos 100 años sean de desarrollo, identidad y progreso.

Históricamente hay que partir del año 1904 cuando el general Rafael Reyes Prieto fue elegido Presidente de Colombia, en medio del caos administrativo y ruina fiscal en que había quedado el país, después de la guerra de los Mil Días y la separación de Panamá. Para poder gobernar el Presidente decidió pedir al Congreso Nacional facultades extraordinarias, pero estas le fueron vetadas. Convocó entonces, por Decreto 29 del 01 de febrero de 1905, a la Asamblea Nacional Constituyente que se instaló el 15 de marzo del mismo año. Inicialmente estaba previsto un período de sesiones de 30 días, pero este plazo se prorrogó, a tal punto que el Congreso no volvió a reunirse durante el quinquenio. La Asamblea Nacional lo hizo por cuatro períodos, entre 1905 y 1909.

En el año de 1907, el viejo Estado de Santander se encontraba fraccionado en dos porciones que eran el departamento de Galán con capital San Gil, porción que llegaba hasta el río Sogamoso o Chicamocha, y el departamento de Santander, propiamente dicho, con las provincias de Soto, Fortoul, Los Santos, Río de Oro, Cúcuta, Ocaña, Pamplona y García Rovira.

Luego siguieron dictándose Leyes que sirvieron para fraccionar el territorio del antiguo Gran Santander en múltiples provincias. Entre ellas La Ley 1 del 05 de agosto de 1908, el Decreto 916 del 31 de Agosto de 1908, que creó en su Artículo 6º el Departamento de Cúcuta, capital Cúcuta, integrado por los municipios de San José de Cúcuta, San Luis, Arboledas, Bochalema, Concordia, Chinácota, Gramalote, Sardinata, Villa del Rosario, San Cayetano, Salazar, Ocaña, La Cruz, San Calixto, San Pedro, Teorama, El Carmen, Aguachica, Convención, González, Río de Oro, Gamarra, Buenavista, La Gloria, la Palma y Aspasica. A esta división territorial se le llamó del General Reyes.

El 25 de mayo de 1910, fue presentado y sustentado por  el General Benjamín Herrera y el doctor Emilio Ferrero, ante la Asamblea Nacional Constituyente de Colombia el proyecto de la creación del Departamento Norte de Santander, que por Ley 25 del 14 de julio de 1910 segregó definitivamente, del viejo Estado de Santander, el Grande, las provincias de Cúcuta, Ocaña y Pamplona, para formar un nuevo departamento con el nombre de Norte de Santander. La división territorial del General Reyes es el origen indirecto del Departamento Norte de Santander.

Somos producto de una rica tradición histórica, de sucesos que dejaron huellas, de gentes que desde la colonia, aportaron su cultura, sus saberes, sus herencias, sus sueños y sus trabajos, para que los nortesantandereanos de hoy tengamos un pasado del cual sentirnos orgullosos.

Desde siempre, los nortesantandereanos, hemos recibido con la calidez y frescura a quienes nos han visitado. Muchos se han quedado, convirtiéndose en semillas que plantadas es esta buena y bendita tierra han echado raíces que constituyen la materia prima más valiosa de esta sociedad: la gente nortesantandereana, su espíritu colaborador y alegre, su actitud de brazos abiertos.

Pensar en el Norte de Santander que se ha construido y desarrollado durante estos últimos 100 años, es una tarea esencial para que todos los hijos de nacimiento y los adoptivos de esta generosa tierra recordemos nuestro pasado, entendamos nuestro presente y visualicemos nuestro futuro.  Asumamos nuestra idiosincrasia, nuestro talante, expresado en la forma como aceptamos a los migrantes, como nos enfrentamos a la vida día a día y sin amedranto frente a la adversidad de las circunstancias.

La riqueza de la diversidad está manifiesta en las diferencias culturales de las provincias que constituyen el Departamento: Cúcuta, Pamplona, Ocaña y el Catatumbo. Todas distintas, con sus tradiciones,  expresiones artísticas, lingüísticas, sus paisajes y su especial gastronomía, invitan a propios y extraños a visitarlas, reconocerlas y a mostrarlas con orgullo.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario