PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 27 de octubre de 2011

82.- COLEGIO LA SALLE DE CUCUTA

Portal lasallecucuta.org

       

Antigua entrada por la diagonal Santander


Entrada actual

El 15 de mayo de 1931, el Hermano Idinael Enrique, director del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, decidió crear una sección primaria de dicho Colegio, con carácter privado, y la llamó Liceo del Santísimo Niño Jesús. La dirigió el Hno. Domingo Jorge, quien iría a ser, el año siguiente, el primero y único director de Salazar. El liceo del Santísimo Niño prosperó y para el año 1936 era más numeroso que el Colegio Sagrado Corazón. A fines de 1938, el Hno. Provincial dio orden de cerrarlo, pero una demora del correo impidió que la orden llegara a tiempo. No se cerró, sólo se abrieron tres cursos de primaria.

Cuando empezaron, en 1949, las construcciones de Villa de Fidelia, el liceo se había reducido a los cursos 3º y 4º elemental. Esta era prácticamente una primaria paga del Colegio Sagrado Corazón de Jesús. El liceo del Santísimo Niño es considerado, con razón, como el comienzo del Colegio La Salle.

En 1940 resolvió el Hno. Provincial retirar de Cúcuta los Hermanos ante las trabas que  encontraba en la renovación del contrato con el gobierno en el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús. Pero una buena parte de la ciudadanía, encabezada por el R.P. Jordán, logró impedir el retiro de los Hermanos. El Provincial resolvió dejar un año más la comunidad, muy disminuida, y autorizó al Hermano Alfonso Juan para que comprara un lote con miras a tener un Colegio propio.

El 12 de diciembre de 1941. Se compró la hacienda Villa de Fidelia, que tenía 8 hectáreas de terreno y estaba en las afueras de la ciudad. Se reservó, entonces, para el Colegio un lote de poco más o menos de una hectárea, en las calles novena y octava, que en ese momento no estaban abiertas, pero si proyectadas.

Se hicieron anteproyectos, pero a mediados de la década de los cuarenta la diagonal Santander dividió el lote y los proyectos quedaron en suspenso, además el impuesto de valorización no se pudo pagar debido a las dificultades económicas por las que atravesaba la comunidad.

En 1949 llegó como director al Colegio Sagrado Corazón de Jesús el Hermano Rodulfo Eloy (Ramiro Pinzón), quién trató de borrar la idea de venta y logró conservar el lote de cuatro hectáreas y media que había sido adquirido anteriormente.

Gracias a la gestión acertada del Dr. Antonio Rubio, concejal y antiguo alumno del Colegio Sagrado Corazón, el 19 de agosto de 1949 se logró que el impuesto de Valorización se convirtiera en auxilio para construir la Escuela que debía levantarse al lado del Colegio. Dicha construcción se comenzó el 7 de Noviembre de 1949.

En 1951, para conmemorar el tercer centenario del nacimiento de San Juan Bautista de la Salle, se inauguró la escuela y se inició la construcción del Colegio, el lunes 11 de Junio.

El 26 de enero de 1954 y gracias a las gestiones hechas por el Doctor Carlos Vera Villamizar (entonces Gobernador del Departamento y luego Embajador en Holanda) fue bendecida la nueva construcción por Monseñor Norberto Forero, Administrador Apostólico de la todavía Diócesis de Pamplona.

A la fecha estaban concluidos completamente los pabellones B y C y buena parte del D o edificio de laboratorios. A la ceremonia asistieron los miembros del Gobierno Departamental y Municipal, así como también representantes del clero y las comunidades religiosas y los Hermanos de Cúcuta y Pamplona, encabezados por el Hermano Alfonso Juan, superior provincial. El mismo día de la bendición se iniciaron matrículas, con hijos de antiguos alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús. Las clases empezaron el 9 de Febrero de 1954, con 196 alumnos distribuidos en los cursos 2º, 3º, 4º. 5º de Primaria y 1º de Bachillerato.

Fue primer rector el Hermano Benildo Jesús, Antonio Bedoya, gran pedagogo quien más tarde sería visitador  Provincial. Fue el Hermano Benildo quien dio al Colegio su toque Lasallista. Lo acompañaron, entre otros, los Hermanos Mariano y Gabriel o Roque Casallas. El Hermano Benildo dirigió el Colegio La Salle los años 1954, 1955 y 1956. En la primera mitad de 1957 estuvo al frente de la rectoría por un corto lapso de tiempo el Hermano Daniel María.

Desde agosto de ese año, hasta abril de 1962, fue rector el Hermano Julio Lucas ó Rafael Barbosa. Fue este Hermano quien continúo la organización del Colegio: Impulsó el diseño del escudo y la bandera; organizó la banda de honor; la excavación del pozo que da agua al Colegio, sobre la corriente subterránea señalada por el Hermano Remigio Abel; hizo construir el pasadizo occidental y enladrillar el patio central.

Un acontecimiento es especialmente digno de mención: La creación de la Comunidad en las instalaciones del Colegio ya que anteriormente los Hermanos que laboraban aquí, pertenecían y vivían en la Comunidad del Colegio Sagrado Corazón de Jesús. Fueron colaboradores muy efectivos el Hermano Julio Lucas, los Hermanos Alfonso Sánchez y Antonio Camilo.

En 1960 se erigió la Ermita de la Virgen, como donativo y recuerdo de la segunda promoción de bachilleres; la promoción de 1959 había obsequiado la estatua. La ermita la bendijo Monseñor Pablo Correa León, segundo Obispo de Cúcuta; quien presidió el año anterior la entrega de los primeros diplomas de bachilleres.


4º Bachillerato 1960

Desde abril de 1962 hasta 1966 estuvo de director el Hermano Rodulfo Eloy (Ramiro Pinzón). Durante este periodo se construyó la estructura metálica del pabellón E para la escuela, transformado hoy en salón de reuniones. Se construyo la piscina; se hizo el contrato de la estructura del Pabellón A, de Administración.

Durante los tres últimos meses de 1963 estuvo como director el Hermano Pedro Alejandro García. En ese año uno de los alumnos obtuvo el importante premio de Coltejer, con el que se recompensaba, en la época, al mejor alumno de cada región.

En 1967 y 1968 fue director el Hermano José Bejarano, primer encargado, en 1951, de la escuela La Salle. Durante su rectoría se construyó la estructura del pabellón A.

En 1969, 1970 y 1971 nuevamente fue director el Hermano Rodulfo. Se acondicionaron el primer y segundo piso del pabellón A. Los Hermanos ocuparon las nuevas habitaciones, se hizo el corredor que unía todos los pabellones, se construyó la estructura de lo que había de ser el salón capilla y se logró acondicionar la capilla actual de la comunidad.

De 1972 a 1977 desempeñó la rectoría el Hermano Alfonso Sánchez. Con él, se acondicionó el tercer piso del pabellón A para servicios de la comunidad, se hicieron notables arreglos en el parque de entrada; se logró construir banquetas al lado de los árboles principales para facilitar el estudio y el descanso de los alumnos.

Durante su directorado se registro el mayor número de alumnos matriculados: la cifra llego a los 2300 en 1974, contando con las dos secciones diurna y nocturna del Colegio y la escuela.

En 1976 se cerró la escuela, después de 25 años de funcionamiento. En ese mismo año se estableció la escolaridad mixta.

En 1978 y 1979 fue director el Hermano José Patarroyo. En 1980, 1981 y 1982 fue director el Hermano José Agustín Nieto. Durante su directorado se remodeló, con asesoría de la Universidad de la Salle, el Pabellón D o de laboratorios y las diversas baterías de sanitarios, las salas de dibujo, lectura y cafetería, así como el salón de profesores y el de audiovisuales.

En 1983 asumió la rectoría del Colegio el Hermano Enrique Bejarano Moreno, Q.E.P.D. Durante sus 10 años de misión educativa el Hermano Enrique se esmeró por dar al Colegio una bella presentación, se organizaron los estudios con aciertos, se transformó en salón de reuniones el pabellón sur de la antigua escuela, se cubrió el largo corredor que une los diversos pabellones, se construyó en el costado occidental del patio principal una tribuna para presidir los actos que se celebraran en el patio central. Se revivió la banda de honor. Se planeó la construcción de un coliseo cubierto.

El 13 de Julio de 1992, asume la rectoría del Colegio el Hermano Pedro Alonso Suescún Jaimes, Bachiller académico del Colegio Provincial San José de Pamplona. Durante su periodo se organizó la huerta escolar y el zoológico. Se rescató el trabajo del museo con la idea de favorecer el desarrollo del espíritu científico de los estudiantes.

En 1996 asumió la rectoría el Hermano José Antonio Rodríguez Otero. Q.E.P.D. Con su amor por la naturaleza impulsó la consolidación del proyecto del Jardín Botánico La Salle con el objeto de facilitar el intercambio pedagógico con otras instituciones educativas.

En 1999 asume la rectoría el Hermano José Agustín Nieto Cortés, químico industrial quien se esmeró por actualizar los laboratorios de química y por dotar el salón de informática. Favoreciendo el avance de los estudiantes en el área tecnológica. Cabe anotar que sus grandes dotes de pedagogo y de humanista elevaron los niveles de interacción de los miembros de la Comunidad Educativa.

En el año 2001 asume la rectoría el Hermano José Camilo Alarcón Ortegón, quien se caracterizó por su carisma especial y excelente calidad humana, tocando el corazón de estudiantes y demás integrantes de la Comunidad educativa, preocupándose por el acompañamiento espiritual. Presentó oficialmente ante la Comunidad educativa el Escudo de la Asociación de Padres de Familia, ente con el cual se generó un favorable clima institucional.

Además, promovió la formación de los docentes, bajo los lemas de “Calidad con Calidez” y “Volver a lo fundamental”, rescatando valores esenciales en nuestros Lasallistas.

En el año 2003 asume la rectoría el Hermano José Francisco Nieto Sánchez, Biólogo-Químico. Durante su periodo lideró el proceso de formación de maestros en los espacios de laboratorios pedagógicos, promoviendo las actividades de Refuerzo para potenciar aprendizajes (ARPA), su experiencia en aprendizaje mediado logra enriquecer el quehacer pedagógico de los docentes, proyectándose a nivel del aula una metodología que propende por el alcance de aprendizajes significativos. Desafortunadamente la enfermedad le impidió continuar al frente de la institución al término del mes de agosto.

Desde comienzos del mes de septiembre del año 2003 asumió la rectoría del colegio el Hermano Edward Velasco Mateus, en calidad de rector encargado, asumiendo definitivamente el cargo el 16 de diciembre por designación de los superiores de la Comunidad.

Responsabilidad que buscó encaminar al Colegio en elevar los niveles de integración de los diferentes estamentos de la comunidad educativa y de mejorar el desempeño académico de los estudiantes en cada uno de los diferentes procesos de crecimiento. Ubicando la institución en el rango muy superior en el ICFES, como el de haber establecido un horizonte muy claro en la oferta del servicio educativo que el colegio actualmente ofrece: “Calidad Humana y Cristiana, con Calidez”.



El 5 de Enero de 2006, el Hno. Edward Velasco Mateus finalizó su servicio en la Comunidad Educativa, y este mismo día, con alegría, entregó esta responsabilidad al Hno. Manuel Eduardo Caballero Silva.

El Hno. Manuel Eduardo Caballero Silva, es oriundo de esta ciudad, exalumno del Colegio Sagrado Corazón de Jesús. Desde el inicio manifestó alegría en servir a esta nueva comunidad educativa. Responsabilidad que le fue asignada por el Hno. Provincial (Jorge Enrique Molina). Dentro de su política de administración es de dar continuidad a la organización y planeación que el Hno. Edward, trazó para el colegio dentro del plan de Gestión de la Calidad. Acompañan en la Dirección del Colegio, los Hermanos Hernando Giraldo Botero, el Hno. Diego Andrés Mora Arenas y Hno. Juan Carlos Tarazona Rincón.

A lo largo de vida del Colegio La Salle hemos podido contar con la valiosa colaboración de infinidad de Padres y Madres de Familia, profesores, empleados, benefactores y de exalumnos ilustres que le han permitido ocupar un espacio significativo y relevante en la historia de Cúcuta, del Departamento y del País.


Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario