PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

PORTAL CRONICAS DE CUCUTA: Estandarte cultural de historias, recuerdos y añoranzas cucuteñas…

Terremotero -Reconocimiento, enero 2018-

Apasionantes laberintos con inspiraciones intentan hallar rutas y permiten ubicarnos en medio de inagotables cascadas, son fuentes formadas por sudores de ancestros. Seguimos las huellas, buscamos encontrar cimientos para enarbolar desprevenidos reconocimientos en los tiempos. Siempre el ayer aparece incrustado en profundos sentimientos.

Corría finales del año 2008, Gastón Bermúdez sin advertir y sin proponerlo, inicia por designios del destino la creación del portal CRONICAS DE CUCUTA. Parecen haberse alineado inspiraciones surgidas por nostalgias. Gran cúmulo de vivencias, anécdotas, costumbres y añoranzas, fueron plasmadas en lecturas distintas.

Ya jubilado de la industria petrolera venezolana, recibió mensaje que expresaba una reunión de amigos en Cúcuta. Tenía más de cuatro décadas ya establecido de forma permanente, primero en la ciudad del puente sobre el Lago y después en la cuna del Libertador. Viajó ilusionado, acudió puntual a la cita desde Caracas. Encontró un grupo contemporáneo, conformado por amigos ex-jugadores de baloncesto y ex-alumnos del Colegio Sagrado Corazón de Jesús.

La tierra cucuteña levantada desde primeras raíces plantadas, siempre acompañó todos los hijos ausentes. Cuando encontramos distantes los afectos, creemos separarnos de recuerdos. Nos llevamos al hombro baúles de abuelos, cargamos con amigos del ayer, empacamos en maleta la infancia y juventud. Muchas veces una fotografía antigua, atrapa y confirma que nunca pudimos alzar vuelo.

Entonces por aquellos días apareció publicado ´La ciudad de antaño´, parido desde generosa pluma con sentido de identidad comprometida, fue el mártir periodista Eustorgio Colmenares Baptista dejando plasmados recuerdos de finales de los 50 y años 60. Sin querer, esas letras fueron presentación inaugural de CRONICAS DE CUCUTA. Los Inolvidables sentires viajaron al modesto grupo de amigos y abrieron compuertas para afianzar arraigos de infancia. Don Eustorgio culmina la crónica con frases retumbando las memorias: “Había muchos menos avances tecnológicos a disposición de la comunidad, pero vivíamos como si nada nos faltara. Nos bastaba con vivir en Cúcuta”.

Sentires intactos, ahora plasman recuerdos en calles transitadas por niños que fuimos. Nuevamente los arraigos hacen despejar las avenidas a los rieles del antiguo ferrocarril. Nos bastaba con vivir en Cúcuta. Asoman madrugadas entre indetenibles remembranzas y añoranzas.

Sin planificar nada, Gastón compartía vía internet las crónicas del Diario La Opinión aparecidas cada ocho días en lecturas dominicales. Sin saber, creció el portal CRONICAS DE CUCUTA. Cada acontecimiento recopilado se convertía en homenaje In Memoriam para hombres y mujeres que dejaron muy alto el Valle de Guasimales. Igualmente, exalta la dignidad con reconocimiento a grandes glorias del ámbito artístico, cívico, periodístico, religioso, deportivo, cultural, social y político.

Oficialmente se convierte en PORTAL WEB el 7 de octubre 2010. En forma admirable acumula ya 1.329 recopilaciones tipo crónicas, casi todas extractadas de periódicos y publicaciones locales, libros populares, escritos nacidos de historiadores, periodistas, inéditos autores y muchos escritores del Norte de Santander. El portal permite hallar el original ADN ancestral y ubica el sentido innato de pertenencia cucuteña. Llegó un día a la vida de todos los internautas, igual como aparecen las buenas nuevas, sin avisar, sigilosamente introduciéndose en las cortezas que somos y las venas que siempre fuimos. Su creador, nunca imaginó un buscador que tocara el alma y menos tallar imborrables despertares en ávidos ojos de lectura.

Aparece ahora como paso determinante para navegar en referencias de Cúcuta. Asegura a nuevas generaciones herramientas para afianzar valores jamás perdidos. La perspectiva futura para ámbitos históricos, culturales, sociales y deportivos, harán necesario considerar el Portal como insigne buscador de consulta e informativo. Importante archivo tecnológico para infantes en colegios y escuelas. Podrá acceder directamente cualquiera a profundos arraigos allí recopilados. Casi imperativo considerarlo como salvaguarda del sentido de identidad y pertenencia.

CRONICAS DE CUCUTA se convirtió en sugestivo repaso de acontecer histórico, recopilado en 19 capítulos o clasificaciones. Portal libre, siempre abierto a todo aquel deseoso por descubrir datos históricos, biografías, nombres de grandes personajes, fechas emblemáticas, sucesos de vida social, cultural, deportiva, religiosa, artística y política. Formidable vía adentrándose en acontecimientos del siglo XVIII hasta nuestros días. Todo expedicionario oriundo se encontrará representado en cada letra, apellido, dato, foto y fecha. Todos volverán a observar las luces de la gran ciudad en medio de rutas por hallar orígenes.

CRONICAS DE CUCUTA no debe tener como destino el olvido, deberá asegurar a nietos de nuestros nietos, inquebrantables lazos surgidos de nostalgias, recuerdos y añoranzas. CRONICAS DE CUCUTA es herramienta tecnológica para demarcar el hilo conductor entre hoy y ayer. Parece luz encontrada en días oscuros, nos abre el entendimiento. Pulsar la tecla nos lleva a destinos con encuentros pasados. Valiosa información contenida en páginas adornadas con sentimientos profundos.

CRONICAS DE CUCUTA garantiza el resurgir de valores originarios que parecían adormecidos por culpa del avasallante mundo moderno. CRONICAS DE CUCUTA llegó para quedarse, igual que mares inundados por recuerdos. CRONICAS DE CUCUTA confirmó la premisa donde las nostalgias se convierten en vehículos para transportar la historia. Una enciclopedia virtual presentada por nuestras gentes con sencillo lenguaje.

Anclados quedarán por siempre nuestros sentires, intactos los arraigos, despiertas las añoranzas y vivas las costumbres intactas. Ahora aseguramos el reguardo de raíces que retoñan desde cenizas del ayer. Dios jamás declaró desértico el Valle Arcilloso, siempre fue bendecido, tampoco declarado deshabitado para la vida del hombre.

Fueron creciendo raíces en medio de cenizas y milagrosamente reverdecieron los gigantescos árboles frondosos. CRONICAS DE CUCUTA reafirma lo que somos. Seguiremos siendo aquello que siempre fuimos, nada cambió, solo algunos pañetes y varios techos distintos.

Todo estará por volver, todo por crecer y todo por llegar. Nunca estaremos solos. Cada generación hará brotar nostalgias por siempre convertidas en historias llenas de arraigos.

Nos bastaba con vivir en Cúcuta…

jueves, 27 de octubre de 2011

89.- LA GENERACION DE LOS 50 Y CUADRO DE APODOS

Carlos Orduz  y otros comentarios
En la década del 50 Cúcuta era un remanso de paz, un paraíso terrenal, por cuanto la urbe sólo contaba de acuerdo a la geografía del Hermano Justo Ramón, con 75.000 habitantes nativos y uno que otro veneco que al sentir no sólo el calor físico sino el humano se quedaba en estos lares.

El pueblito fue testigo de las peripecias y las hazañas de un grupo de muchachos selectos que hoy brillan como profesionales en el ámbito nacional y regional y que recuerdan y suspiran al recorrer sus calles y avenidas los programas que eran lo que hoy llaman zanahorios.

Disfrutar de un partido de fútbol en la Cancha América (hoy Club del Comercio) o en el Tamarindo (actualmente Hotel Tonchalá).

Asistir los martes a la misa de 6 de la tarde en la Iglesia de San Antonio y oír la retreta dando vueltas al parque, piropeando a las cocas colas que se sentían bellas y vanidosas.

Hacer tertulias en la esquina de Tony (hoy lo hacen un poco de ‘viejos verdes’ sin oficio, para matar el tiempo, tumbar gobernadores, alcaldes y arreglar el país).

Organizar melcochas bailables de 2 a 7 p.m., y a las cuales la mayoría de los estudiantes iban voladas, ya que los padres con su severidad y poder autocrático las mantenían cuidadas, vigiladas y sometidas (ahora, cuan diferente es la cosa).

De vez en cuando armar una camorra con los alumnos de los otros colegios por la rivalidad existente y querer ser el mejor de la ciudad en presentaciones de Banda de Guerra, revistas gimnásticas, deportes, desfiles, en los cuales nos hacían poner el saco de paño y sudar 5 o más horas, pero se soportaba y a la vez se gozaba.

Los sábados en las tardes llegar a la Estación Cúcuta y ver arribar el tren con los petroleros (que genio ordenó acabar con el ferrocarril). Asistir los domingos a Matinal en la Galería de Guzmán Berti o del Santander en donde la entrada era muy económica y cuya función duraba varias horas porque presentaban series de 31 rollos.

¿Qué tiempos tan bellos aquellos, verdad don Simón?

En Cúcuta con el fin de reírse, mofarse o nombrar a alguien en forma despectiva se utiliza el apodo o el alias y colocarlos últimamente se volvió una clásica mamadera de gallo.

Así encontramos que es fácil identificar en todos los estamentos de la ciudad a sus personajes y aunque parece ilógico es una realidad; muchas veces estos son más conocidos por sus apodos que por su nombre verdadero.

Estos se identifican en el argot popular por la manera de ser, sus oficios, sus parecidos con artistas de cine, y cantantes, en la clase media y alta por sus gustos, debilidades, actuaciones y son más sofisticados.

Existe así en el balompié del zoológico sazonando con minerales y vegetales con tarzán a la cabeza, la rata, chita, el burro, el mico, el culebro, palomo, panchero, gorilo, perico, la pulga, adobados con el tomate, el frijolito y patehierro, orientados por manino. Y en el baloncesto, Capi, Sute, Toto, Bombero, Primor, Pipo, Fosforito, Mico, Patón, Mono, Fiera, Pacho, Cabezón, Perica, Perico, Pote, Pretérito, Chancharal, Flecho, Tuerto, Turco, Pollo, Tripa, Kiko, Colombia, Boligoma, Candado, Turco, Garra, Chombo, Cundo, Mano e´gancho, Cicuta, Indio, Carajote, Vivico, Conejo.

Los estudiantes de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y otros colegios acostumbraban a ponerle apodos a sus profesores y compañeros, llegando algunos  hasta institucionalizarse y otros a causar peleas, tales como : Pata e´palo, Tachuelita, Cucaracho, Chocolate, Cara e´cuervo, Cara e´guayo, Vagonio, Chispita, Panquiaco,  Parmenio, Gorilo, Sargento, Hachita, Culo e´pato, Panela, Perro, Vaca, Pantaleto, Cabezón, Picho, Pelé, Parca, Primo, Cojo, Bruja, Pollo ronco, Cara e´vieja, Muelón, Armonio, Chicharrón, Loco, Mapaná, Marranito, Cefalópodo, Masamorro, Güavita, Pecos Bill, Azuceno, Golpe de ala, Prensapelo, Peito, Lumumba, Katanga, Flaco, Zulimo, Candado, Huevo e´pisca, Carly Chesman, Cara e'crimen, Care´queso, Turro, Pulga ,Bethlemito, Pelé, Chupo, Lavadero, Fernandel, Monono, Tirso, Marciano, Yuca, El Burro, Tobi, Benitín, El Cura, Carabina, El Indio, Boliche, Cefalópodo y pare de contar.

Los personajes típicos de la región son numerosos: Pedrito de la Cruz, siete machos o abogado de las ánimas, puntillón, la cucaracha, carapeto, comunista, España, escorpión (la de los madrazos), la Loca María, Elisa la Reina, Siete Sacos, El Loco Conde, Carevieja, Conejo, Vilarete, Gardel, Luchito, Canciller, Maqueko, Meleguindo, Gobernador, Cocadita, Matecoco, Pichón de Elefante, Risitas, la Turra Petra, Manguera, Entrega Inmediata, Carbón, la Campesina, la Sorda, la Coja Delia, Media Hacienda, Media Libra, Casildo, Melomasco, Toche de Oro, Bujía, Pamplona, Carequeso, Caremapa, Pan Grande, Pizco, Toza, Pinocho, Carajote, Capulina, Carlos Julio, Cristo Rey, Tres Patas, Candelo, Macumba, Cuca, Mica, Flaca, Crispín, Monseñor, Gregorio Rojas, Camello, La Mil Quinientos, El Zorro, Careteta, Enrique la marrana.

Entre los conductores: Relojito, El Diablo, Cogollito, Juan sin Miedo, Tamal, Resortes, Millas, Cují, Palito, Bombita, Rampuche, Petecloch, Careculata, Chocolate, Benitín, Trompebuque, Coca Cola, Lengua de Trapo, Ovejo, Condorito, Pantera Rosa, Tribilín, Gorgojo, Microbio, Meteoro.

En radio y prensa: Trompoloco, el Mocho, Doctor Vitrina, Toro Loco, Totumita, el Perro, el Cantarín, el Cura, Prensapelo, Bozolas, Viejito, el Vampiro, Mentiritas, Garganta de Lata, Topolino, Tortorielo, Eneas, Pájaro Madrugador, Pollo Hermoso.

No se escapa la política: Bom-bom-bum, Pototó, Taconazo, el Obispo, Gallo Basto, Rabanito, Diputado  17, el Pato, el Maestro, Santo Quebrado, Galileo, Remington, Pancho Pistolas, Africano, Pluma Blanca, Tartajo, Terremoto, Mentira Fresca, Hayaca, Jaleo, Potro Salvaje, Niño Dios, Ñeque, Trapito, Pollino, Cascarrabias, Hormigón.

El tercer sexo: Joseíto, Pauso, Don Isidro, y su Mollón, la Canalera, la Cachi-Flaca, Martiña, Lilí, Claudio, Pelo Lindo, la Juana, la Rita, Trinita, Angelita, Carmelita, Pocholo, Valentina, Macañón, María Bonita, Cagarruta.

Además hay unos sueltos: Carenuche, Tirteo, Justicia, Arepita, Anafe, Caretigre, Joroba, Careloza, el Chulo, Colón, Hormiga, Topogigio, Rochela, Extraterreste, Ovni, la Muerte, Torre de Control, Maniquí, el Búho, el Grillo, Piña, Cupido, Blanca Nieve, Chiflin, Medio Metro, Funeraria, Cancharito, Pomponio, Cucarrrón, Chovochevere, Ratonera, Contemporáneo, Bucheplomo, Mascachochas, Ulcerita, Vaca, Mordisco de Burro, Chingua, Magila,Totogol, Manila.

Si usted estimado lector no se encontró en la anterior lista, es señal que carece de imagen popular y de caché, debe buscar la manera de integrarse entre los personajes célebres de la ciudad y no pasar desapercibido, y aquellos que  tienen su apodo y no fue colocado en la lista, fue sin intención el olvido.





Recopilado por : Gastón Bermúdez V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario