viernes, 14 de octubre de 2011

13.- EL SALESIANO: 60 AÑOS DE DEDICACION

Portal del Instituto Salesiano/artículo LA OPINIÓN

Breve historia

Son miembros del movimiento salesiano mundial,  presente hoy en 130 países, en los 5 continentes. Tienen como origen un "sueño", el de San Juan Bosco, quien desde su fe se sintió llamado por Dios para ser presencia amorosa y eficaz en medio de la juventud abandonada y en peligro.  La ciudad de Turín (Italia) y el siglo XIX son las coordenadas de espacio y de tiempo que contextualizan lo que de manera muy concreta ha llegado a ser realidad en nuestra tierra colombiana.

Pertenecen a la Provincia que animan los salesianos - SDB en el sector oriental del país (tomando como referencia el Río Magdalena). Tienen la sede principal en Bogotá, DC y la historia en Colombia, se remonta al año 1890, cuando llegaron los primeros salesianos al hoy  “Colegio Salesiano de León XIII”.

Están en Cúcuta desde el año de 1950 cuando llegaron gracias a las gestiones de las familias Copello Faccini que acogieron al P. Julio León procedente de Bucaramanga, en su casa, situada en la esquina de la Calle 11 con Avenida 2, en pleno centro de esta ciudad, donde hoy funciona el Colegio de los Sagrados Corazones. En Enero de 1952 llega el P. Miguel Müller como director y continua propagando la devoción a María Auxiliadora. El 24 de mayo, a las cuatro de la tarde, Monseñor Pedro José Ortiz, Canónigo de Pamplona, bendice la primera piedra del templo de María Auxiliadora, donada por el Señor Darío Peressón, de Mosquera Cundinamarca. La generosidad de los cucuteños, personificada en el Señor Manuel Antonio Ángel, en Don Domingo Pérez Hernández y en el Doctor Alberto Duarte, se concreta en cuantiosas donaciones que permiten iniciar, con buenos augurios de culminación, la construcción de este recinto sagrado.

En junio, los vecinos del Instituto envían un memorial al Señor Obispo de Pamplona, solicitándole que se adjudique la futura parroquia del Barrio Popular a la Comunidad Salesiana. Posteriormente el 7 de enero de 1953 el P. Eladio Agudelo SDB de conformidad con el Código de Derecho Canónico había solicitado al administrador apostólico de la Diócesis de Pamplona “Licencia para edificar la Iglesia de María Auxiliadora que la Comunidad Salesiana de Cúcuta destina para la atención religiosa de su alumnado en sus tres secciones Elementales, Bachillerato, y Escuela Industrial”, apunta el agudo cronista de la Casa Salesiana.

El Templo se termina de construir en el año de 1958 y se inaugura solemnemente el 24 de Mayo de 1958, siendo consagrante Monseñor Bernardo Botero Álvarez Arzobispo de Pamplona. Desde los inicios de la llegada de los salesianos a Cúcuta se tenía ya la devoción a la Santísima Virgen Auxiliadora y se empezó a fortalecer con el paso de los años teniendo como sitio de culto la Iglesia que lleva su nombre; con la llegada de Mons. Pedro Rubiano en el año de 1970, y la presión de los vecinos del barrio Popular se iniciaron las gestiones ante el Consejo Provincial y su Provincial, P. Fernando Peraza, para que dieran la aprobación de la creación de la Parroquia de María Auxiliadora confiada a los Salesianos.

Así es como la Diócesis de Cúcuta mediante el Decreto No. 3 de 1973 (Enero 31) erige canónicamente la Parroquia confiada a los Salesianos y el Provincial (P. Fernando Peraza Leal) designa como primer párroco al P. Miguel Müller, quien fue difundiendo y consolidando la devoción a María Auxiliadora y quien da un impulso fuerte a la Asociación de Devotos de María Auxiliadora. El Padre Müller fue párroco por 16 años de manera ininterrumpida hasta el año 1984, Posteriormente vinieron: el P. Vicente Maidholf (1985-1986), P. Fabio Contreras (1987-1989), P. Jorge Suárez (1990-1995), P. Héctor Franco (1996 a 1998), P. Juan Urrego (1999 a 2008) y el Párroco actual, P. Carlos Eduardo Guerra G. quien asumió la parroquia desde febrero del 2009

60 años de dedicación

El padre Pedro León Reyes llegó a Cúcuta con bufanda y boina. Sonreía mientras entraba al Colegio  Salesiano del brazo del rector, padre Wilfredo Grajales.

“Me voy a quitar peso”, dijo mientras desenrollaba la bufanda del cuello. Luego se sentó, cogió la grabadora y como si lo hubiera hecho muchas veces, comenzó a recordar cómo era la institución hace 60 años.

“Yo soy de un pueblo de Cundinamarca y llegué aquí en 1951 debido a una bronquitis. Primero me mandaron para Neiva y allá me curé y por eso me enviaron para acá, porque los climas son muy similares, además porque la obra en Cúcuta apenas estaba empezando. Bueno, aunque aquí no me curé de la bronquitis, me quedé.

Cuando llegué el colegio tenía solamente tres cursos: tercero, cuarto y quinto de primaria. Me propuse sacarlo adelante y se me ocurrió hacer el bachillerato. Empezamos poco a poco y en 1957 salió la primera promoción de bachilleres. Estamos ubicados en el Barrio Popular y este lote nos lo dio la familia  Copello Faccini, Cayetano Morelli y Domingo Bruno, de modo que aquí nos establecimos”.

 Las fotografías constituyen un recuerdo de 1951, probablemente durante el acto de bendición de la obra que se iniciaba de la construcción de la Iglesia de María Auxiliadora (Colegio Salesiano).En la foto posada del grupo recordamos de izquierda a derecha, entre otros: el Hermano Carlos de La Salle, un sacerdote, el Padre Calderón, Angel María Corzo, el Padre Mendoza, un hermano cristiano y un sacerdote, el Hermano Cristiano Adolfo, Don Antonio Copello, el Padre Daniel Jordán, Don Miguel Saikali, el Padre Miguel Müller, Alfonso Ramírez, Rafael Moreno, el Padre Mendoza, Guillermo Eslava, el Padre Inocencio Rozo y Antonio Copello Faccini.

Contó que estuvo en Cúcuta desde 1951 hasta 1964 y que en 1959 fue nombrado como rector. Después estuvo trabajando en Cundinamarca y en Bucaramanga.

“Hace un año volví al colegio a un encuentro de egresados y la verdad es que siempre me parece que es un lugar hermoso. Lo veo muy bonito, muy arreglado. Hace 60 años nunca me imaginé que la obra quedaría así. A mí me tocó toda la época de la construcción con el padre Miguel Muller”.


Apartes de la historia del Instituto

Los cucuteños Antonio Copello y Mercedes Faccini de Copello, Cayetano Morelli y Domingo Bruno, ofrecieron un lote de 160 metros de largo por 80 metros de ancho ubicado en el barrio Popular, el cual comprendía tres aulas de clases y 16 dormitorios para los salesianos.


A finales de 1949 tomó posesión de la obra el padre Juan Soleri. Este reverendo italiano falleció en mayo de 1950 y por esta razón llegó a la ciudad  el padre Julio León encargado finalmente de llevar a feliz término las gestiones que condujeron a la fundación de la Casa Salesiana de Cúcuta, el 14 de octubre de 1950.

El 12 de febrero de 1951 se abren las puertas del Instituto Salesiano San Juan Bosco para 116 niños que inician labores académicas en los cursos 3º, 4º y 5º elemental, quedando el inicio del bachillerato para 1952, año que inició con la figura del nuevo director, el Padre Miguel Müller, un salesiano alemán que aceleró los destinos de la naciente obra, a lado de dos salesianos fundamentales, como lo
fueron el Padre Eladio de Jesús Agudelo y el Padre Pedro León Reyes.

Luego, según la resolución 2460 de octubre 20 de 1953, se aprueba 1º y 2º Bachillerato. El 20 de septiembre de 1956 por resolución No. 2899, el Ministerio de Educación Nacional aprueba al Instituto Salesiano San Juan Bosco “hasta 5º año de bachillerato.” En mayo 16 de 1957, son aprobados provisionalmente los estudios correspondientes a 6º de bachillerato, según consta en la Resolución No. 1654, obteniendo ese mismo año la primera promoción de bachilleres del Colegio (17 estudiantes). La aprobación definitiva se obtiene el 6 de noviembre de 1958, según la Resolución No. 5360.

Seis décadas de un estilo propio, de ser y de actuar, que el Instituto Salesiano San Juan Bosco presenta hoy como la realidad de un trabajo constante e interrumpido a través de sus 18 directores, iniciando por el Padre Julio León (1951) hasta el Padre Wilfredo Grajales Rosas (2010), quienes han garantizado con su misión educativa y pastoral, la alegría y optimismo como fiel reflejo del legado de Don Bosco, abriendo caminos de promoción integral a miles de jóvenes.

Hoy somos una historia que se vive y se cimenta en la formación de “Buenos Cristianos y Honestos Ciudadanos”.

Desde los primeros años en la ciudad, la comunidad salesiana inició el desarrollo de obras que integraran y ayudaran a las comunidades más vulnerables.

El padre Carlos Eduardo Guerra, párroco de María Auxiliadora explicó que “la primera obra de los salesianos, distinta al colegio, fue la construcción de la parroquia, en esa época era la capilla del colegio.  Posteriormente los salesianos le dan un lugar a la educación técnica y al trabajo con muchachos de estratos populares y se crea el colegio técnico al lado del colegio clásico, que es el instituto San Juan Bosco, debido a que siempre los salesianos tuvieron el espíritu de ayudar en los sectores populares”.



 

Indicó que luego ampliaron su visión y llegaron a otros lugares de la ciudad. “Hicieron una primera incursión en el barrio La Libertad con el ‘Campamento Visión’, luego con la construcción del templo San Juan Bosco. Después se fueron para el barrio Los Olivos donde se empezó a trabajar con esa comunidad. También se ha ido haciendo un trabajo con otras comunidades como los hermanos de La Salle, las hermanas del Santo Ángel, algunos laicos, la Diócesis de Cúcuta. Por este trabajo es que se empieza a crear la fundación   Paz y Futuro, que junto con ellos ha adelantado un proceso de educación a los más necesitados. Cuando se tuvo clara cuál era la apuesta,  eligieron un sector más allá de Los Olivos para construir el colegio y luego la corporación Paz y Futuro. Desde ese momento nuestro trabajo con la comunidad se ha fortalecido, sin duda, todo son buenos resultados”.



Recopilado por : Gastón Bermúdez V.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada